Precioso refugio en Baqueira (Valle de Arán): nieve, montaña y calidez en Lleida

Camino ya de la Navidad, esta semana os proponemos irnos de escapada a una preciosa y coqueta vivienda abuhardillada en la montaña, rodeada de nieve y envuelta en una fantástica calidez en el Pirineo de Lleida. Con anterioridad, este espacio se había utilizado como desván, pero la arquitecta Cristina Carbonell supo ver su potencial y lo convirtió en un refugio ideal para disfrutar del invierno y la nieve arropados por una piel de madera blanca en esta maravillosa y elegante buhardilla del Pirineo catalán donde la calidez y luz nunca fueron más compatibles. Esta elegante vivienda se encuentra en Baqueira (Valle de Arán, Lleida), ha sabido mantener su esencia rústica a través del parquet de roble de color miel, que además de cubrir el suelo enmarca las paredes y los techos de pino, que se han blanqueado y barnizado al agua para mostrar sus vetas. Es una piel de madera envolvente y cálida que refleja la luz. para regalarnos un sereno espacio de ensueño rodeado de montaña y nieve en el espectacular Valle de Arán.

salonychimenea

Para Cristina, “En un entorno de montaña buscas que tu casa te arrope y que sea luminosa. Rehicimos la cubierta y la estructura e instalamos unos refuerzos cada 80 cm. Abrimos un gran ventanal en la fachada lateral con vistas a las montañas, y ventanas tipo Velux en la cubierta. Para que la luz traspasara los espacios, los mantuvimos despejados y elegimos puertas y lámparas acristaladas. Toda la casa se forró de madera, incluso los armarios forman parte de esta piel de madera maciza”. La chimenea se ha cubierto con el mismo parquet de roble, y la encimera de la cocina se tiñó del mismo tono para unificar. Con una barra que la abre al salón y puertas correderas acristaladas, es luminosa y fácil de recoger cuando se usa los fines de semana.

chimenea-salon

salon

Bajo la cubierta, muebles decapados o de madera natural, cálidas alfombras y bancos corridos definen el salón comedor. “Como la altura varía de los 90 cm a los más de 5 metros en el punto central, los muebles se adaptan maximizando el espacio y la visión del techo”. En el altillo, con cuarto de juegos y dormitorios de invitados, un arrimadero permite apoyar bancos y camas y pasar las instalaciones. En el dormitorio principal, el cabecero y el armario delimitan el vestidor. En el infantil, las camas en “L” se mimetizan con la arquitectura. Ambos, con un cálido cielo de madera blanca.

comedor

comedor1

cocina

detalle-cocina

pasilloycocina

dormitorio1

dormitorio2

detalle-dormitorio

dormitorio

detalle-interior

El Valle de Arán (Vall d’Aran), también conocido simplemente como Arán, se encuentra en la vertiente norte de los Pirineos centrales. Pertenece a la provincia de Lleida, al norte de Cataluña. Limita con la comarca aragonesa de la Ribagorza (Huesca), con las comarcas catalanas de Alta Ribagorza y Pallars (Sobirá y Jussá) en Lleida. Al norte limita con Francia (departamento de Alto Garona). El Valle de Arán se caracteriza por su paisaje alpino (gran parte del territorio está por encima de los 2.000m de altura) y la arquitectura tradicional de sus 33 encantadores pueblos, que albergan algo más de 10.000 habitantes. Pueblos hechos de piedra, madera y pizarra, ideales para disfrutar de sus rincones más escondidos, de sus iglesias románicas y de su patrimonio en medio de la espectacular belleza de su intensa naturaleza. Su economía se ha basado tradicionalmente en la ganadería y la explotación forestal. Sin embargo, actualmente es el turismo (tanto en invierno como en verano) el motor de la economía del Valle. Dos elementos han favorecido su eclosión: la apertura del túnel de Viella y la de la estación de esquí de Baqueira Beret. La combinación de ambos factores hizo que una comarca de pastores y leñadores se convirtiera en un importante foco de turismo y en una de las zonas con mayor renta per cápita de España.

Baqueira Beret es la mayor estación de esquí de España, situada en el Pirineo de Lleida, en la Vall d´Aran, y está formada por tres grandes zonas: Baqueira, Beret y Bonaigua. Todas ellas de superficie esquiable, cuentan con pistas para todos los niveles: desde el Tuc de Dossau, en Beret, hasta el Tuc de la Llança, en la zona de Bonaigua. Cuenta con una capacidad para 59.424 esquiadores/hora, una superficie esquiable de 2166 ha (155 km de pistas pisadas, 7 km de itinerarios, 7 km de esquí de fondo y 1010 metros de desnivel). Se trata de la única estación española ubicada en la vertiente norte del Pirineo. Desde la estación se ven cumbres de montañas que superan los 3000 metros de altura, como Maladeta y Aneto. La oferta invernal alternativa al esquí incluye paseos en trineos tirados por caballos o por perros, excursiones al pueblo semiabandonado de Montgarri, esquí de fondo y excursiones con raquetas y motos de nieve. Fuera de las pistas, son muy visitados los restaurantes que se encuentran en sus proximidades, reconocidos por sus excelencias gastronómicas. En la capital del valle de Arán, Vielha, hay un Palacio de Hielo con una pista de patinaje y piscina climatizada, que es el centro de diversión y ocio de la zona de influencia de la estación. En los alrededores, las localidades de Arties, Salardú y Bossot ofrecen interesantes edificios de arte románico de los siglos XII y XIII, y ejemplares muestras de la arquitectura popular pirenaica.

Lleida (Lérida), se sitúa en el noreste de España, en el interior de la región de Cataluña. Limita con las provincias de Girona, Barcelona, Tarragona, Zaragoza y Huesca, también con Francia (departamentos de Ariège y Alto Garona) y Andorra. La provincia posee el valiosísimo conjunto de iglesias del románico catalán del Vall de Boi, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Mención aparte merece la capital, Lleida, en la que el legado monumental (la espléndida Seu Vella, joya del período románico-gótico, o el castillo templario de Gardeny) convive con modernísimos equipamientos como La Llotja, un palacio de congresos apto para encuentros profesionales y grandes espectáculos. El entorno natural de la provincia de Lleida es perfecto para la práctica de deportes de aventura. Además del Valle de Arán, destaca el Parque Nacional de Aigüestortes y Estany de Sant Maurici, así como sus espacios naturales y sus paisajes pirenaicos y prepirenaicos, muy frecuentados por los aficionados a los deportes de nieve. Una zona que ofrece múltiples oportunidades para el turismo y la serena vida rural en un entorno de montaña, nieve y valle espectacular.

Rehabilitación: Cristina Carbonell Fotos: Pepa Oromí

Quizá también te puede interesar en otras zonas de Lleida:

Síguenos: Facebook – Twitter – Google+

Deja un comentario