Preciosa casa en Mallorca para despedir la calidez del otoño: sierra y bahía para disfrutar

En esta ocasión, ya con el mes de noviembre anunciando caídas de las temperaturas, os invitamos a descubrir una fantástica casa llena de encanto, sierra y mar en la isla de Mallorca (Baleares) para despedir los días cálidos del otoño, protegidos por la Sierra de Tramontana en una maravillosa vivienda abierta a la bahía de Palma de Mallorca, donde la naturaleza y unas espectaculares vistas al mar, son los protagonistas. Su impresionante porche, sobrio y ligero, es fiel testigo de la brisa marina mientras la mirada se pierde en el horizonte azul de la bahía. Una vivienda luminosa, serena y llena de vida desde la que disfrutar de la naturaleza junto al siempre mágico Mar Mediterráneo balear.

1

2

Todo en la casa participa de las impresionantes vistas al mar y así es como el salón presenta una pared acristalada junto con una estructura de vigas blancas que intenta rememorar el interior de un barco. El comedor, posicionado sobre una tribuna y con la mesa frente a la cristalera, hace las veces de mirador y sus tonos vainilla acompañan las placenteras comidas. La cocina y el Office están inundados de luz exterior. Y en ambos dormitorios, tanto la decoración en tonos suaves como los grandes ventanales, conectan el interior con el paisaje. En cuanto al exterior se eligió la forja y las fibras naturales, junto con sillones de ratán, en la terraza del dormitorio principal. Y el porche, armonioso y fascinante, alberga una piscina desbordante desde la que se pueden contemplar tanto los colores cambiantes de la sierra, como el intenso azul de la bahía.

3

4

6

5

7

8

9

10

11

12

13

14

La Sierra de Tramontana Está situada en el noroeste de la isla de Mallorca y es el espacio natural más grande de las Islas Baleares, extendiéndose a lo largo de unos 90 km sobre el territorio de 18 municipios, siendo los mayores Pollença al norte y Calvià al sur, ya lindando con la bahía de Palma de Mallorca. Su capital comarcal actual es Sóller. En junio de 2011 su paisaje cultural fue declarado Patrimonio Mundial por la Unesco.

La cordillera de la Sierra de Tramontana discurre paralela a la costa, desde el municipio de Andratx hasta el cabo Formentor, y ha sido el refugio elegido por escritores, pintores, famosos y aristócratas durante mucho tiempo. Su principal característica son las cadenas montañosas con un relieve abrupto, valles fértiles y apacibles, formando impresionantes acantilados y calas rocosas junto al mar que contrastan con las playas de arena del resto del litoral. En el parque se pueden ver diferentes elementos ligados a la actividad humana como son los bancales (pozos para la recolección de nieve), las torres de vigilancia, fortificaciones y aljibes. Entre sus localidades hay algunas de las más pintorescas de la isla, como Santa Ponça, Puigpunyent, Bunyola, Valldemossa o Peguera. Además de encontrarnos numerosos caminos o miradores donde poder disfrutar de las magníficas vistas de esta zona de Mallorca.

La isla de Mallorca. con casi 80 kilómetros de distancia de un extremo a otro, sobresale por su diversidad. A lo largo de sus 550 kilómetros de costa encontrará algunas de las calas y arenales más hermosos del Mediterráneo. Playas blancas dotadas con todos los servicios conviven con diminutas ensenadas entre pinares y acantilados, además de rincones llenos de naturaleza del interior, repartiéndose por todas las comarcas de la isla: Palma, Migjorn, que cierra también la bahía, así como Raiguer, Pla de Mallorca o Llevant. De la isla destaca la ciudad de Palma de Mallorca, especialmente su centro histórico, siendo la zona más visitada de la ciudad, tanto por su arquitectura como por el placer que supone pasear por sus estrechas calles, ver los balcones de los edificios con sus plantas y flores, o los famosos patios de muchos de estos edificios y casas en Palma de Mallorca, con su maravilloso toque de historia y encanto. Así, en el centro encontraremos la mayoría de los edificios históricos como la Catedral, el Palacio de la Almudaina o La Lonja. Merece la pena pasear por el Parc de la Mar, a los pies de la Catedral, por el Paseo del Borne o por la Plaza Mayor. Motivos para vivir y disfrutar de Mallorca no te van a faltar: naturaleza, cielos abiertos que lo inundan todo con la encantadora luz del Mediterráneo y el aire nuevo del mar.

Fuente: El Mueble

Quizá también te pueda interesar en otras zonas de Baleares:

Síguenos en Facebook – Twitter – Google+

Deja un comentario