Cómo comprar y reformar un piso de lujo y además conseguir un beneficio del 20%

Comprar una vivienda en el centro de muchas ciudades puede resultar misión imposible. La oferta de vivienda nueva es muy limitada para la creciente demanda que, o bien no encuentra el producto donde lo busca o no le encaja por precio. Una escasez que ha provocado que cada vez sean más los particulares que deciden comprar pisos de segunda mano y acometer una profunda reforma. Una opción que permite comprar más barato, conseguir importantes rebajas en el precio final de venta y destinar parte del presupuesto total de la operación a acometer una reforma cuyo resultado se acerque lo máximo posible a la vivienda que estamos buscando, o cómo comprar y reformar un piso de lujo y conseguir un beneficio del 20%.

piso-justicia-madrid2

Rehabilitar es una decisión que puede llegar a ser rentable en cualquier ciudad de España. Un ejemplo es el caso de Alfonso, que buscaba piso en Madrid para comprar cerca de Plaza de España o el distrito de Chamberí, pero el producto nuevo de la zona (básicamente, Torre Madrid) no se ajustaba a su presupuesto, y la segunda mano no encajaba en sus gustos. Tras una intensa búsqueda a través de varios portales inmobiliarios, y tras solo dos visitas a dos viviendas, vio las enormes posibilidades que ofrecía un piso de 75 metros cuadrados en el céntrico barrio de Argüelles. Un piso por el que consiguió una rebaja en el precio cercana al 10% y en el que invirtió unos 1.000 euros por cada metro cuadrado para convertir en realidad su sueño.

El resultado, una vivienda totalmente diseñada a su medida y que, si hoy quisiera o necesitara ponerla la venta, no perdería dinero. “Según entré por la puerta, a pesar de que la vivienda era bastante oscura por culpa de los muebles tan antiguos y viejos que tenía, la verdad es que vi que con una buena reforma podría conseguir la vivienda que estaba buscando. Y, aunque cuando empecé la búsqueda no me había planteado comprar para reformar, cambié totalmente de opinión al ver las fantásticas vistas del piso. En su decisión jugó un papel clave un profesional, un arquitecto técnico como Esther Sánchez, socia de la consultora SyS Asociados, que centra su radio de acción en la venta de pisos en el distrito de Chamberí. “Por mi formación, no solo me centro en enseñar las viviendas a los clientes, sino que, una vez que conozco sus gustos, sus necesidades y sus preferencias, también les ofrezco, plano en mano, las posibilidades que ofrecen los pisos a reformar“.

Comprar y reformar un piso de lujo y conseguir un beneficio del 20%

Otro ejemplo nos lo explica Gonzalo Robles, director ejecutivo de UXBAN, una empresa de arquitectura dedicada a la compra y rehabilitación de viviendas: “Compramos a 4.000 euros el metro cuadrado y esperamos vender a 6.000“. Son las cifras que maneja en su última adquisición: una casa de algo más de 170 metros cuadrados en pleno centro de Madrid, a escasos 500 metros del Paseo de la Castellana. Para la transformación del inmueble, esta compañía ha invertido 1.000 euros por metro cuadrado en la reforma, con la que espera conseguir rentabilidades de dos dígitos sobre el precio de compra. “Una buena rehabilitación puede incrementar el valor de mercado de una vivienda entre el 50% y el 70%. Si descontamos la inversión realizada para la reforma integral, podemos estar hablando de un beneficio de entre el 15% y el 20%”.

No obstante, el proceso de comprar, reformar y vender no es sencillo. Hay que hacer números de principio a fin para evitar operaciones ruinosas. “Hay que tener una estrategia de compra bien definida. Debemos tener muy claro dónde y qué tipo vivienda queremos comprar, pero también cómo vamos a financiarlo, qué enfoque es más interesante para ofrecer la vivienda al mercado y a qué precio. Es necesario vender rápido, ya que cuando un inmueble está más de tres meses a la venta y nadie se interesa por él, se quema y te ves obligado a rebajar fuertemente el precio”.

Una vez definido el tipo de vivienda y la ubicación, viene el trabajo de campo. Gonzalo Robles recomienda visitar muchos inmuebles en la zona, hablar con los agentes inmobiliarios y obtener información. “Cuando hemos seleccionado las viviendas que nos interesan, llega el momento de realizar ofertas por escrito, ya que así ofrecemos al vendedor imagen de seriedad y solvencia”. Llegados a este punto, “tienes que saber exactamente por cuánto se está vendiendo producto en la zona como el que vas a ofrecer, y a cuánto se está adquiriendo el producto sin reformar. No te encapriches”, recomienda este experto. “Es necesario que hagamos caso a los números y dejemos de lado las emociones. Por mucho que nos guste un piso, no podemos ofrecer ni un euro más de nuestro objetivo de compra“.

Una vez formalizada la compra, comienza la rehabilitación. “Hay que establecer un presupuesto de obra coherente con la ubicación. Es un error tanto invertir 500 euros por metro cuadrado en una zona “prime” como 1.000 euros en una zona secundaria. En el primer caso, no se valora, ya que el comprador que está dispuesto a gastarse un millón de euros quiere las mejores calidades, mientras que en el segundo caso, la obra se come tu margen o te ves obligado a venderlo a un precio inaccesible para ese mercado al que te diriges”. En la fase de rehabilitación, si el presupuesto es clave, también lo es contar con los mejores profesionales para no llevarte sustos durante la rehabilitación. “Es un riesgo que tienes que minimizar”, añade Gonzalo Robles, quien insiste en la importancia de diseñar un producto singular y único. “Tienes que poner a la venta un producto diferente, que no haya nada parecido en el mercado”.

Una vez realizada la reforma, llega el momento de poner a la venta la vivienda. Hay que dar a conocer el producto (portales inmobiliarios, agencias…) y fijar el precio de venta, que ha de ser mejor que el promedio de la zona. “Tu vivienda debe destacar por tener mejor relación calidad-precio que el resto”, apunta Gonzalo Robles, quien asegura que hay que conseguir vender el inmueble en menos de tres meses para evitar que se queme y haya que rebajar el precio. “El proceso completo debe durar seis meses desde el día en que vas al notario a comprar la vivienda y el día que vuelves para venderla”.

Por último, este experto recomienda amueblar la casa, puesto que se acelera la toma de decisión de compra por parte del comprador. “Hay que conseguir que se sienta viviendo en ella, porque el componente emocional a la hora de comprar casa es muy importante. Si además le ofreces toda la documentación legal y financiera de lo que estás vendiendo, como por ejemplo la rentabilidad que obtiene si lo compra para alquilar, generas además confianza en el comprador”.

¿Reformar para vivir o para vender?

En primer ejemplo, el propietario no tiene intención de vender su casa, al menos a corto plazo. De ahí que realizara una importante inversión en la reforma para dejar su vivienda tal y como quería. “La inversión fue de 1.000 euros por metro cuadrado. Un presupuesto elevado, porque el cliente quería la casa diseñada totalmente a su gusto. Pero se pueden hacer reformas con un presupuesto mucho más ajustado“, explica Jonas Österberg, fundador de Domus Interior Design. “Una reforma más discreta puede oscilar entre 500 y 800 euros el metro cuadrado, aunque también te puedes ir perfectamente a los 1.400 euros. Depende de la calidad de los materiales y la complejidad de la reforma”. “Aunque sea para vivir, hay que tener en cuenta no perder dinero si se tiene que vender la vivienda en un momento dado”.

“Esta vivienda tenía muchas posibilidades, pero también suponía un reto para mí porque, aunque la vivienda es exterior, había que potenciar la luz, ganar luminosidad y sacar el máximo partido a la superficie. Para eso se abrieron los espacios, se tiraron tabiques y se decidió crear un salón grande e integrar la cocina para ganar amplitud. Se aprovecharon los laterales para almacenaje, y se decidió usar materiales claros y con brillo para reflejar la luz, así como la madera para aportar calidad”, explica Jonas Österberg, quien, para este proyecto, contó con una constructora de confianza, Rodepa, y con la firma Amboage para el mobiliario. El resultado, un proyecto llave en mano para un particular, en precio y plazo previstos.

Dar este paso debe ser una decisión meditada, pero, sobre todo, estudiada. Es decir, es necesario tomar ciertas precauciones para evitar sustos desagradables. Echa mano de la calculadora para no desviarte de tu presupuesto, no pierdas la calma ante posibles imprevistos, haz una lista con tus prioridades y ponte en manos de profesionales.

RelacionadoLa rehabilitación de vivienda y las ayudas públicas: claves y pasos para tramitarlas

Fuente: elconfidencial.com

Quizá también te puede interesar:

Síguenos: Facebook – Twitter – Google+

Una respuesta a “Cómo comprar y reformar un piso de lujo y además conseguir un beneficio del 20%”

Deja un comentario