Andalucía y la Costa Mediterránea, el resurgir de la venta de viviendas en la playa

Acceder a una vivienda en la playa ha sido tradicionalmente un objetivo para muchas familias españolas y que durante los últimos años de la crisis ha sido más difícil de alcanzar. Así, el mercado de la vivienda vacacional en las zonas de playa presenta un impulso en España con la recuperación económica, a la vez que se ha convertido también en una opción de inversión en crecimiento. Según TM Grupo Inmobiliario o Aliseda Inmobiliaria, otros factores como la llegada del buen tiempo a partir de marzo afectan a la decisión de compra registrándose un mayor número de visitas y ventas entre los meses de mayo, junio y julio, con unos clientes, tanto del mercado nacional como extranjero, que saben bien dónde buscar la vivienda vacacional de sus sueños.

lamata-alicante

Según TM, en general, la mayoría de los compradores a los que la distancia no les importa y valoran otros factores en el destino vacacional, como servicios, infraestructuras o el buen clima, buscan viviendas en principalmente en Andalucía, especialmente Costa del Sol (Málaga),  así como la Costa Mediterránea, donde destaca Costa Blanca (Alicante) siendo las zonas preferidas para una segunda vivienda. No obstante, la cercanía a la residencia habitual es uno de los factores principales. Así, los residentes en Sevilla suelen comprar en la Costa de la Luz (Huelva y Cádiz), los afincados en Zaragoza en la Costa del Azahar (Castellón) o los residentes en la provincia de Burgos tienden a la zona costera de Cantabria.

Los compradores de Madrid, por su situación en el centro de la Península, suelen elegir cualquier costa para fijar su segunda residencia, pero las preferencias se centran en la Comunidad Valenciana. Tanto Valencia como Alicante son destinos a poco más de dos horas de la capital en tren que atraen a los compradores que quieren su segunda casa en la costa cerca de su residencia.

Según Aliseda, en esta época del año las provincias de Almería, Castellón, Málaga, Las Palmas, Pontevedra, La Coruña, Alicante, Tarragona, Cádiz y Murcia son las que concentraron más visitas las viviendas en venta en pasado año 2015. Además del precio, como primera variable, los compradores también tienen en cuenta, de acuerdo con su presupuesto, el entorno y la tipología de la vivienda (apartamento, piso, chalet adosado o individual), siendo más demandado por el comprador extranjero la vivienda unifamiliar, y por el comprador nacional el apartamento o el piso, siendo el 45% de las viviendas vacacionales que se venden están sin estrenar, mientras que un 55% son de segunda mano.

Para el director Marketing de Aliseda Inmobiliaria, Fernando Elvira “la Costa del Sol, la costa de Almería, Costa Blanca, Costa Brava (Girona) y las Islas Canarias presentan una buena demanda de vivienda vacacional. Y sin duda, uno de los factores del crecimiento de la demanda se centra en los compradores extranjeros. En este sentido, desde Aliseda Inmobiliaria destacan que en 2015, el 17% de los compradores fueron extranjeros y que, en algunas zonas costeras como Alicante, Almería, Baleares, Canarias y Girona la cifra puede llegar hasta el 40%. Por nacionalidades hay un fuerte protagonismo de los británicos, que han tomado el relevo de otros mercados como el ruso. Le siguen los franceses, alemanes, suizos o belgas.

Dada la diversidad de producto a la venta en las zonas costeras, es difícil hablar de un precio medio de la vivienda de costa ya que en zonas de Baleares como Mallorca sobrepasa los 2.500 euros por metro cuadrado, en Almería está en torno a 1.100 euros, mientras que Castellón se sitúa en unos 900 euros por metro cuadrado. Según el director Marketing de Aliseda Inmobiliaria, Fernando Elvira,”por lo general, las preferencias de los clientes para elegir su vivienda vacacional de playa pasan por un buen precio. Ya no se buscan tanto apartamentos o casas en primera línea de playa, sobre todo por parte de extranjeros, sino que se prefiere que cuenten con un entorno y unos servicios de calidad como comercios, zonas de ocio y campos de golf, entre otros”.

Pablo Serna, Director General de TM Grupo Inmobiliario, confirma que la zona del Mediterráneo sigue estando en auge y está creciendo la demanda nacional. Como ejemplo de ello apunta que “en el residencial Sunset Drive en Benidorm, se han vendido 85 viviendas en sólo 15 días, el 56% de ellas en el mercado nacional. Un dato indicativo de la situación del mercado de segunda vivienda en Alicante, así como que la zona de la Comunidad Valenciana sigue estando en plena efervescencia.”

Moncofa y la reactivación de los pisos chollo de Castellón

Vecinos de la comarca de La Plana Baixa de Castellón, pero también de Valencia, Zaragoza, Madrid y hasta de Francia son los nuevos inquilinos de las urbanizaciones que hay en la playa de Moncofa y que, hasta hace poco, estaban abandonadas. Y es que este municipio ha visto en los últimos ejercicios y, especialmente, en lo que va de año, cómo se reactiva la venta de viviendas en la zona marítima.

Así, el alcalde de Moncofa,  Wenceslao Alós afirma que “Las inmobiliarias registran entre tres y cuatro visitas a diario de posibles compradores. Se nota que hay más movimiento y se está reactivando el sector”, y cifra en 1.000 los apartamentos que ya se venden al año en la población. Este movimiento se constata en el número de turistas, lo que se refleja en una mayor actividad de los comercios, así como en el aumento del nivel de ingresos que entran en las arcas municipales, a través del pago de los diferentes impuestos, como el IBI.

En general en toda la Costa del Azar “Los precios son muy económicos, por lo que la gente se anima a comprar”. Y es que el valor de los pisos, que suelen tener dos habitaciones, ronda los 60.000 euros. La mayoría de estos inmuebles son propiedad de entidades bancarias o de la Sareb, el llamado banco malo. Y es que son construcciones levantadas hace ya algunos años, cuando la burbuja inmobiliaria estalló. Para sacar rédito de estas casas, los precios han caído considerablemente y los grandes bloques de urbanizaciones que parecían casi fantasmas, con pistas de pádel y piscinas abandonadas, se han llenado de residentes.

Fuente: elmundo.es

Quizá también te pueda interesar:

Share

Deja un comentario