Ajuste diverso, estabilización y Barcelona liderando la subida de precios de la vivienda

El proceso de estabilización de precios de la vivienda en España está acentuando la diferente evolución del sector residencial por toda la geografía del país. Así, según Tinsa, el precio medio de la vivienda en España continúa su tendencia hacia el suelo, siendo la caída interanual en el tercer trimestre de tan solo un 0,8%, frente al descenso del 2,9% que registró en el segundo trimestre y el 4,5% que mostró en el último trimestre de 2014. Desde máximos (2007), el ajuste en el valor medio se mantiene en el 41,2%.

El índice IMIE Mercados Locales realizado por Tinsa, realizado a partir de las tasaciones de vivienda terminada (nueva y usada), muestra en el tercer trimestre estabilización y ritmos de ajuste diversos. Con una evolución heterogénea incluso en las zonas que primero anticiparon el cambio de tendencia, como son las ciudades de Madrid y Barcelona, donde empieza a percibirse diferencias en la evolución del valor de sus pisos y casas. De este modo, el precio medio en la capital catalana se ha encarecido un 7,4% respecto al tercer trimestre de 2014, mientras que la ciudad de Madrid se mantiene más estable, con aumento de dos décimas en tasa interanual.

precios-tinsa-3trim2015

Si las previsiones de crecimiento económico y normalización del mercado laboral se consolidan sin sobresaltos, la estabilización del mercado residencial seguirá su curso, con un mantenimiento o crecimientos moderados en los mercados más activos y una progresiva suavización de los descensos en las ubicaciones más atrasadas en su ajuste.

Por comunidades, las subidas del precio de la vivienda en el tercer trimestre destacan  Canarias (+2,3%) e Islas Baleares (+0,9%), que se suman al grupo de regiones con evolución interanual positiva, que en el segundo trimestre se limitó a Cataluña y la Comunidad de Madrid, y que este trimestre también presentan subidas del 1,4% y 0,7% respectivamente.

Los mayores descensos interanuales del tercer trimestre se dieron en Galicia (-6,4%), Extremadura (-6%), País Vasco (-5,6%) y Murcia (-5,1%), regiones que continúan el proceso de ajuste. Desde el precio máximo alcanzado en 2007, las comunidades donde más ha bajado el precio de la vivienda son Castilla-La Mancha (-52,7%), Cataluña (-49,6%) y Aragón (-49,3%).

Situación desigual: 10 provincias y 9 capitales suben los precios

Un total de 10 provincias registraron en el tercer trimestre incrementos de precios respecto a un año antes. Se trata de Tenerife (5,7%), Orense (4,7%), Barcelona (3,9%), Huesca (2,7%), Toledo (1,7%), Cuenca (1%), Baleares (0,9%), Málaga (0,8%), Madrid (0,7%) y Las Palmas (0,3%).

Sin embargo, otras 11 provincias se caracterizaron por caídas interanuales superiores al 5% en el tercer trimestre. Los mayores ajustes a la baja respecto a hace un año se registraron en Álava (-8,5%), Córdoba (-8,2), Almería (-8%). Las provincias de Girona, Alicante, Albacete y Ávila, aunque reflejan caídas en tasa interanual, han elevado sus precios medios en el transcurso de los nueve primeros meses del año (enero-septiembre).

Las provincias con un mayor descenso de precios acumulado desde máximos son Guadalajara (-55,4%), Toledo (-54,8%) y Tarragona (-53,4%). En el extremo contrario, el mejor ajuste se sitúa en Orense (-14,5%), Teruel (-27,2%), Cáceres (-27,9%) y Baleares (-28,8%).

A nivel local, en las capitales de provincia, los datos del tercer trimestre muestran una situación muy desigual. Nueve ciudades muestran subidas en tasa interanual, lideradas por Barcelona (7,4%), Huesca (3,7%), Jaén (3,1%), Segovia (2,3%) y Cuenca (2,1%). Les siguen Lleida (1,9%), Badajoz, (1,7%) Las Palmas (0,8%) y Madrid (0,2%). La evolución de este año 2015 muestra un incremento del 7,5% en el valor medio en la ciudad catalana, frente al 1,7% en Madrid. La ciudad de Valladolid se mantiene en los mismos niveles que hace un año.

Hasta 24 capitales registraron en el tercer trimestre caídas interanuales superiores a la media nacional. Tarragona es la única que supera el 10% de descenso (-11,7%). En otras siete, el ajuste supera el 8%, con las ciudades de Vitoria (-9,9%), Palencia (-8,8%) y Oviedo (-8,8%) a la cabeza. Los ajustes a la baja entre las capitales se concentran en el Cantábrico y alrededores, y a lo largo de la costa mediterránea, con la excepción de Barcelona, Alicante, Granada y Málaga, que tienen más consolidada la estabilización. Las capitales que más se han ajustado a la baja en 2015 son Cáceres (-13,6%), Tarragona (-11,5%), Palencia (-9,4%) y Murcia (-8%).

Las capitales que más han ajustado sus precios desde máximos son Guadalajara (-59,2%), Tarragona (-58,2%) y Zaragoza (-56,7%). En el extremo contrario, los menores descensos desde 2007 se sitúan en Zamora (-28,6%), Cáceres (-34,1%) y la ciudad de León (-35,7%).

Precios tipo, plazos de venta y tasas de esfuerzo

En el tercer trimestre del año, el índice muestra que la vivienda tipo que se compra en España (un 31% del total) se sitúa entre 50.000 y 100.000 euros. Esta es la franja de valor predominante en la práctica totalidad de las grandes provincias donde se ha realizado el análisis: Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla, Zaragoza, Málaga, Islas Baleares e Islas Canarias.

La excepción es la provincia de Barcelona, donde el valor de la vivienda tipo se desplaza hacia la franja de entre 100.000 y 150.000 euros (un 24% de las operaciones), mientras que en la banda precedente (entre 50.000 y 100.000 euros) se encuadra solo el 19% del total. En Islas Baleares, donde hay un mercado paralelo de vivienda de lujo muy enfocado al comprador extranjero, los casas de más de 400.000 euros representan el 19% de las transacciones, frente al 5% de la media nacional.

El plazo medio que se tarda en vender una vivienda en España se sitúa en 10,6 meses, con una gran dispersión en función de las provincias. Los mayores plazos de venta, por encima del año, se concentran en la zona del Cantábrico, Castilla y León, parte de Castilla-La Mancha y de la Comunidad Valenciana. Las provincias donde, de media, más cuesta vender una vivienda son Álava (20,4 meses), Cantabria (19,7 meses), Segovia (17,9 meses) y Ávila, Toledo y Vizcaya, las tres con un tiempo medio de 14,3 meses.

En el extremo contrario, hasta diez provincias de las que hay datos disponibles tardan menos de 8 meses de media en vender una vivienda. Las más líquidas son Ceuta (3,8 meses), Melilla (4,8 meses), Soria (6,3 meses), Santa Cruz de Tenerife y Badajoz, ambas con un plazo medio de 7 meses.

Descendiendo al análisis de las cinco mayores capitales, Madrid se desmarca como la ciudad más líquida, con un plazo medio de venta de 6,1 meses. Le siguen Barcelona (6,5 meses), Zaragoza (6,6 meses), Sevilla (9,6 meses) y Valencia (14,3 meses).

El esfuerzo financiero se puede medir desde dos puntos de vista: como el número de años de salario necesarios para comprar una vivienda media o como el porcentaje de ingresos brutos familiares que se ha de destinar para pagar el primer año de cuota hipotecaria.

Desde el primer punto de vista, en España se necesitan 5,8 años de sueldo familiar para afrontar la comprar de una vivienda, frente a los 8,1 años que se alcanzó en el punto álgido del “boom inmobiliario”, gracias al ajuste de precios realizado durante la crisis y el abaratamiento de las condiciones financieras. El porcentaje del precio de la vivienda que está siendo financiado (LTV) se sitúa de media en el 64,2%. Si consideramos el porcentaje de ingresos brutos familiares necesarios para pagar el primer año de hipoteca, la media nacional se sitúa en un 22%, que supone un descenso del 33% respecto a los años de “boom”, cuando se alcanzó una cuota del 33%.

Fuente: Tinsa IMIE Mercados Locales – Tercer Trimestre de 2015

Quizá también te pueda interesar:

Síguenos: Facebook – Twitter – Google+

Una respuesta a “Ajuste diverso, estabilización y Barcelona liderando la subida de precios de la vivienda”

Deja un comentario