El futuro de la vivienda: precios estables y 657.000 casas que no se venderán jamás

RRpisos-madrid6Con un optimismo muy moderado y lejos de la euforia de otros pronósticos, la consultora inmobiliaria RR de Acuña & Asociados ha presentado su Anuario Estadístico del Mercado Inmobiliario Español 2014, en el que además de analizar qué ocurrió el año pasado en el sector, define el futuro que le espera al mercado de la vivienda. Así, la consultora ve los dos próximos años marcados por precios estables, más construcción en las zonas con empuje económico y mayor reducción de stock de vivienda, pero a un ritmo mucho más lento del que sería deseable. De hecho, en lo que respecta al stock, la consultora calcula que unas 657.000 casas, nuevas y usadas, que hoy se encuentran en venta no encontrarán comprador jamás. “O al menos, lo tienen muy difícil”.

Según los cálculos de la consultora, al cierre del 2014 las viviendas en venta en España sumaban un total de 1,656 millones de pisos y casas (nuevas y usadas), cuya absorción por el mercado será a “distintas velocidades” en función de las diferentes áreas geográficas, según Fernando Rodríguez de Acuña Martínez, director general de operaciones de la consultora. Por delante dos años buenos, pero con matices. La demanda absorberá 117.000 viviendas hasta 2016, pero el aumento de las ventas no será suficiente para disolver completamente el volumen de vivienda acumulado durante el periodo de crisis. De ese total, 657.000 son prácticamente invendibles por la deslocalización geográfica. Es decir, el 40% de la oferta en stock se localiza en zonas donde difícilmente se recuperará la demanda. “Tardará más de una década en disolverse y algunas no se venderán nunca”.

En las capitales de provincia y áreas metropolitanas quedan 668.000 viviendas por vender y en el litoral mediterráneo quedan 331.000 casas. “Desde 2010 solamente se ha disuelto el inventario en las áreas de costa turística y en las áreas metropolitanas (29.000 y 64.000 viviendas menos respectivamente), mientras que en el resto del país la demanda fue más débil que la oferta, generando un incremento de 21.000 viviendas en los emplazamientos más deslocalizados”, según el estudio.

Tardará mucho más en comercializarse la vivienda de segunda mano, ya que la obra nueva es la principal fuente de disolución del inventario, según la consultora. De hecho, en las ciudades el tiempo para comercializar el exceso de vivienda nueva es de tres años y dos meses, frente al de vivienda usada (5,1 años). En Madrid nueva y usada se agotarán en menos de 3,5 años. Y en la costa es de tres años y cuatro meses si es nueva y seis años si es usada. La costa más activa en ventas es la de Alicante y Málaga.

La recuperación se consolida y se estabilizan los precios

A pesar de la carga para el sector que supone el stock de vivienda, el estudio confirma la consolidación del sector residencial: “ya no hablamos de brotes verdes”. No obstante, ni es previsible que vayan a dejar de registrarse nuevas rebajas de precios de los inmuebles, ni la vivienda en construcción volverá al ritmo que lo hacía a comienzos de este siglo. “Tras siete años de caídas consecutivas en la compra de vivienda, el ejercicio 2014 marcó un punto de inflexión en el ciclo inmobiliario y un hito gracias a la estabilidad de los precios. Por primera vez la demanda anual supera a la oferta, por lo que se está disolviendo stock”.

La caída acumulada de los precios desde el comienzo de la crisis es del 32%, según el estudio. Los precios tenderán a seguir estabilizándose entre 2015 y 2016 y se registrarán moderadas subidas de entre el 3% y el 5% en esas áreas con demanda y bajos niveles de oferta. La falta de crédito de las familias para poder comprar una vivienda está impulsando el mercado de casas y pisos en alquiler. Esta tendencia ya ha sido captada por los inversores, que se están mostrando muy interesados y buscan oportunidades para comprar inmuebles completos a un precio ajustado, que posteriormente pondrían en alquiler a precios razonables. El equilibrio (gracias a la mejora del esfuerzo financiero) llegará en 2016, cuando toda la demanda solvente tendrá acceso al crédito y a la vivienda. La concesión de hipotecas se disparará, en opinión de la consultora.

¿Qué ocurrirá en 2017? La demanda seguirá creciendo, pero será insuficiente para deshacerse de todos los inmuebles acumulados, sobre todo los invendibles en zonas de interior. Además, no hay que perder de vista un posible incremento de la oferta por las casas que van a llegar al mercado procedentes de herencias (en 2016 se estiman 139.996) y de adjudicaciones de los bancos.

De este modo, para RR de Acuña & Asociados, nada de boom del ladrillo. “Venimos de producir 700.000 casas al año, lo que ahora se produce es ridículo y además todo es en las áreas metropolitanas. Y con una filosofía anterior al ciclo (no se vende por expectativas, sino por necesidad). Crece la fiebre del ladrillo sí, pero de forma razonada, sobre todo en la financiación”.

Fuentes: cincodías.com – RR de Acuña & Asociados: Anuario Estadístico

Quizá también te pueda interesar:

Síguenos: Facebook – Twitter – Google+

3 Respuestas a “El futuro de la vivienda: precios estables y 657.000 casas que no se venderán jamás”

Deja un comentario