En 2016 los precios subirán un 4% y la demanda crecerá hasta las 400.000 viviendas

atico-palmademallorcaEl próximo año la demanda para comprar casa o piso en España superará las 400.000 viviendas y los precios subirán de media un 4% en ubicaciones selectivas. Mientras que en este año 2015 los precios subirán un 2%, según el estudio realizado por Bankinter en su informe semestral del mercado inmobiliario.

No obstante, la misma entidad ha tenido que revisar a la baja sus previsiones: “Consideramos que el ciclo de recuperación actual no generará un nuevo boom de la demanda de vivienda, pero sí se están creando las condiciones para que las compraventas se incrementen a lo largo de este año hasta 380.000 viviendas y en 2016 hasta 420.000 pisos y casas, lo que supone revisar levemente a la baja nuestras estimaciones publicadas en febrero en las que estimábamos una demanda de 450.000 viviendas en 2016. La cifra de venta de viviendas nuevas se situará en 2015 en una cifra cercana a 50.000 casas nuevas y repuntarán en 2016 hasta un rango 70.000 a 80.000 viviendas nuevas”.

Según Bankinter, el mercado inmobiliario español prosigue su senda de recuperación caracterizada por el incremento de las operaciones de compraventa y el incipiente repunte de los precios. La mejora en el empleo, los reducidos costes de financiación y el mayor atractivo de la vivienda como inversión frente a otras alternativas serán catalizadores de la demanda. “El repunte de la demanda junto con la escasez de oferta en ubicaciones selectivas permitirá un tímido repunte de los precios este año, que podría extenderse en 2016 a más ciudades y alcanzar un incremento promedio del 4%”. Y puntualiza el informe: “el ajuste de los precios ha concluido y 2015 será el año de la estabilización previa al repunte”.

Las principales razones que llevan a Bankinter a prever un aumento muy contenido de los precios son el moderado crecimiento de la demanda y el elevado stock de vivienda a precios con descuento. La oferta de viviendas adjudicadas por las entidades financieras y transferidas a Sareb con un descuento medio del 54% en el caso de viviendas terminadas y 63% en las promociones en curso seguirá provocando que se cierren operaciones a precios reducidos. Asimismo, ventas de viviendas a precios de derribo en áreas alejadas de las grandes ciudades seguirán presionando a la baja los precios medios de venta.

La construcción de vivienda no volverá a alcanzar los niveles máximos en los años de la burbuja inmobiliaria. No obstante, la escasez de oferta en zonas premium y el agotamiento en algunas áreas de las grandes ciudades está permitiendo que la actividad promotora comience a resurgir de sus cenizas. Esta incipiente recuperación se está poniendo de manifiesto en dos variables: crecimientos de los visados de obra nueva e inversión en construcción.

Además, el estudio concluye que el sector inmobiliario vuelve a presentar oportunidades de inversión. Bankinter considera que la mejor alternativa es la compra de activos inmobiliarios localizados en ubicaciones “prime” de las grandes ciudades y centros turísticos, con un objetivo de rentabilidad neta en el entorno del 3% y un horizonte de inversión mínimo de tres a cinco años.

Las claves que harán subir el precio de la vivienda

La situación actual del mercado inmobiliario español se caracteriza por una reactivación gradual de la demanda focalizada únicamente en las ventas de vivienda de segunda mano y la estabilización de los precios medios. Actualmente, existe un marcado contraste entre el crecimiento de las ventas de vivienda usada, que muestra un incremento del 14,5%; y, el descenso del 21,5 % de la demanda de la vivienda nueva.

En tasa interanual de la venta total de pisos y casas muestra un ascenso del 1,5% y acumula cuatro trimestres consecutivos de tendencia alcista. Según el ‘Informe semestral del mercado inmobiliario en España’ de Bankinter: los precios de la vivienda en España han comenzado una fase de repunte que se consolidará durante los dos próximos años.

¿Por qué se prevé un aumento tan contenido de precios? Esta fase de repunte será muy gradual y continuarán las desigualdades entre las diversas zonas geográficas de España. Las razones son: la existencia de un elevado stock de vivienda a precios con descuento, 53% en el caso de viviendas terminadas y 63% en las promociones aún en curso; el moderado crecimiento de la demanda; la competencia que suponen los precios de las viviendas en áreas alejadas de las grandes ciudades.

¿Qué puede dar un giro a este moderado repunte? Existen una serie de factores que pueden contribuir a incrementar el precio de la vivienda en tan solo 18 meses:

  1. En primer lugar, la mejora de la riqueza financiera desde principios de 2014 que ha permitido que los ratios de esfuerzo se normalicen poco a poco. Mientras que en 2008 una unidad familiar dedicaba de media el 49% de su renta anual bruta al pago de la vivienda, actualmente este porcentaje ha descendido 16,5 puntos porcentuales.
  2. Por otro lado, la construcción de vivienda no volverá a alcanzar los niveles máximos registrados durante la burbuja inmobiliaria. Sin embargo, la escasez de oferta en zonas premium y el agotamiento en algunas áreas de las grandes ciudades está permitiendo que la actividad promotora comience a resurgir.
  3. Los precios medios de la vivienda en Madrid y Barcelona acumulan dos trimestres consecutivos de subida, con incrementos de +1,5% y +0,5%, respectivamente. Además, los precios permanecen en niveles elevados y comienzan a subir en los municipios costeros con mayor demanda, imagen premium y oferta más restringida.
  4. Mientras tanto, el incremento de los precios continuará siendo desigual en las diferentes localizaciones. Según ha explicado la tasadora Tinsa, localidades como Calvià (+4,5%), Sitges (+4,2%) o Jávea (+11,2%) son municipios que suben su nivel de precios, frente a unas valoraciones que siguen reduciéndose en municipios con exceso de oferta como Lloret de Mar (7,5%), Roquetas de Mar (-4,0%) o Gandía (-14,6%).

Pero, ¿y qué puede hacer que se frene el flujo inversor? Parece que los resultados del Informe de Bankinter muestran buenas perspectivas, si bien considera que existen dos supuestos que pueden provocar el frenazo en el flujo inversor durante el último semestre del año: los cambios en la normativa urbanística y la incertidumbre política derivada del intenso calendario electoral.

Fuentes: elpais.com y cincodias.es

Quizá también te puede interesar:

Síguenos: Facebook – Twitter – Google+

Share

Deja un comentario