Vacaciones en una vieja casa de labranza llena de encanto en Menorca (Baleares)

Seguimos buscando estos últimos días de la primavera casas con encanto y color antes de la llegada del verano. En esta ocasión, nos trasladamos a una vieja casa de labranza en la isla de Menorca rehabilitada por el estudio de arquitectura GEO Arquitectos, convertida hoy en un renacido escenario de las vacaciones de una gran familia que ha encontrado en esta maravillosa isla, el refugio perfecto para sus días de vacaciones en Baleares: tradición mediterránea, la serenidad del campo y una preciosa decoración rústica llena de comodidad y alegría en una sola casa.

porche-re

patio

La vivienda, está ubicada en un lugar tranquilo, alejado de las playas bulliciosas: “Hace diez años cuando encontramos la casa, estaba abandonada, pero supimos que la búsqueda había terminado“. En la reforma de la de esta casa de labranza menorquina, se ha mantenido el encanto arquitectónico del exterior, pero en el interior se ha realizando un cambio completo derribando tabiques y ganando estancias amplias. Según Miguel Olazábal, de GEO Arquitectos: “dimos una nueva vida al espacio, comunicando las dos plantas que tenían un uso distinto al de siglos anteriores”.

saladeestar

Las tardes de verano, junto con el canto de las cigarras un intenso aroma de lavanda da esta preciosa casa menorquina toda encalada de blanco da la bienvenida, rodeada de un precioso jardín obra del paisajista Juan Von Knobloch. La casa cuenta hoy con dos porches, uno abierto y otro cerrado, “la antigua cuadra, es donde ahora tenemos la zona de estar”, señala la propietaria. Se ha organizado en torno a una mesa de herencia, y un sofá-banco de madera, dos butacas tapizadas por ella misma.

saladeestar1

interior_vintage

porche1

Uno de los espacios interiores más bellos es el dormitorio principal, en la planta baja, con cubierta inclinada. “Al estar en el piso de abajo hay salida directa al jardín donde tenemos un rincón privado y muy silencioso, con una palmera”. Es el oasis perfecto.

dormitorio

patio1

detalle-entrada

porche

Sosegada y apacible, Menorca, en las Islas Baleares, es un oasis natural único, lleno de contrastes por descubrir. Un auténtico paraíso bañado por el mar Mediterráneo que le seducirá por la armonía y diversidad que encontrarás. Interior rural y armonioso combinado con una fantástica costa variada, pero siempre de aguas cristalinas, con un litoral abrupto y playas rojizas al norte, y relieve suave, con calas de arena dorada, en el sur.

La isla de Menorca es un lugar ideal para unas vacaciones rodeados de calma, en buena parte gracias a su valiosa naturaleza. Declarada Reserva de la Biosfera por la UNESCO, Menorca posee una gran riqueza ecológica y paisajística, patrimonio arqueológico y cultural, junto con las aguas limpias y cristalinas de amplias playas o de preciosas calas rodeadas de pinos… regalándonos mil maneras de disfrutar del sol y el mar.

En la isla de Menorca además descubrirás interesantes conjuntos monumentales como el casco histórico de Ciudadela de Menorca, o restos prehistóricos como la Naveta des Tudons en Mahón (Maó), capital menorquina, centro administrativo y aeroportuario. Por la costa, pequeños pueblos pesqueros que aún conservan las antiguas tradiciones, y núcleos en urbanos y turísticos como Alaior, Es Castell, Sant Lluís o Es Mercadal La isla de Menorca, 702 kilómetros cuadrados y 216 kilómetros de costa para disfrutar de una vacaciones llenas de encanto mediterráneo, naturaleza y mar.

Rehabilitación: GEO Arquitectos

Quizá te pueda interesar en otras zonas de las Islas Baleares:

Síguenos: Facebook – Twitter – Google+

Share

Una respuesta a “Vacaciones en una vieja casa de labranza llena de encanto en Menorca (Baleares)”

Deja un comentario