Las Socimis: inversión inmobiliaria de moda y punta de lanza en Europa

Las Socimis (Sociedades Anónimas Cotizadas de Inversión Inmobiliaria) son un vehículo inversor legalizado en España en 2009, aunque no fue consolidado hasta el 2013, con la creación de un marco legal más flexible. Nacieron en un contexto de crisis en España y una espiral decreciente del sector de la construcción provocado por el estallido de la burbuja inmobiliaria, para ofrecer un tipo de personalidad jurídica cuya finalidad es “la adquisición y promoción de bienes inmuebles para su arrendamiento” con el objetivo de dar salida al stock inmobiliario paralizado.

Las Socimis, a pesar de su corta vida en España se han convertido en uno los nombres propios del nuevo panorama del mercado inmobiliario español. Muestra de ello es que de los 2.900 millones de euros invertidos en el sector inmobiliario español hasta abril, el 23% corrió a cargo de las Socimis, según datos de CBRE. Además, tras la flexibilización de su régimen regulador a finales de 2012 han llamado a su puerta pesos pesados del mundo inversor como George Soros.

socimis1

Estas sociedades se están convirtiendo en la punta de lanza del mercado inmobiliario español en su vuelta al escenario europeo. Así, las cuatro grandes Socimis españolas (Axiare, Merlin Properties, Hispania y Lar España) ya son miembros de EPRA, organización sin ánimo de lucro cuyos miembros comparten estándares para homogeneizar la información financiera que intercambian entre ellos y con los inversores, así como prácticas de gobierno corporativo.

Tras estos cambios, el analista de EPRA Tim Kesseler señala en un reciente documento sobre las Socimis españolas que estas son hoy un negocio transparente y seguro, lejos de la falta de profesionalización que desprestigió al ‘ladrillo’ español desde los primeros años de la crisis. No es de extrañar que además espere de ellas un papel más activo en la organización de cara al futuro.

Por otro lado, Tinsa señala que el 41% de los inversores espera que las Socimis sean los actores de la economía más destacados durante 2015, continuando la tendencia iniciada en 2014 y relegando a los fondos oportunistas, que están precisamente empezando a invertir a través de otras vías, como las Socimis.

A finales de ese año, el Ejecutivo de Mariano Rajoy flexibilizó el régimen de las Socimis y mejoró su régimen fiscal. Estas sociedades ya no tributan por Impuesto de Sociedades, mientras que antes lo hacían al 19%. La exigencia de capital mínimo inicial ha pasado del 15% al 5%, se les posibilita cotizar en el mercado bursátil alternativo (MAB) y han desaparecido los límites mínimos de capital en circulación, número de accionistas o diversificación.

Para los expertos del sector “Las Socimi están atrayendo fondos internacionales porque perciben potencial en España a medio plazo y porque ven a equipos gestores muy profesionalizados“, asegura Reno Cardiff, socio de Cushman & Wakefield.  Mientras que Paola Erhardt, consultora sénior de JLL, afirma que “debido a la liquidez de la que disponen y su capacidad inversora, consideramos que las Socimi serán un jugador importante”.

Las grandes Socimi ya manejan 4.200 millones en activos

En apenas un año, las cuatro grandes Socimi se han convertido en protagonistas claves del sector inmobiliario. Desde que comenzaran a operar a finales de 2013, las sociedades anónimas cotizadas de inversión en el mercado inmobiliario han acumulado 4.168 millones de euros en activos.

La principal Socimi por volumen de activos es Merlin Properties, propiedad de diversos fondos internacionales, que cuenta con 2.185 millones de euros en diversos inmuebles. El 55% de ellos son locales comerciales o sucursales bancarias y el 16%, de centros comerciales. Una de sus principales operaciones fue la compra del centro comercial Marineda de La Coruña, por un importe de 260 millones, a la sociedad Invest Cos, participada por el empresario Manuel Jove. Además, a través de Cartera Tree controla 880 oficinas del BBVA, con un contrato de alquiler hasta el año 2039. Su última compra fue un edificio de oficinas en la céntrica calle de Alcalá de Madrid por 57 millones. Esta sociedad anunció la pasada semana una ampliación de capital por valor de 613,8 millones.

En el caso de Hispania, gestionada por la sociedad Azora y participada por el magnate George Soros (16%), dispone de 993 millones en diferentes activos. En febrero se alió con Barceló con el objetivo de poner en marcha Bay, la primera Socimi dedicada a invertir en hoteles en España. En un primer momento, el vehículo adquirió 11 hoteles que cuentan con 3.946 habitaciones. Gracias a esa operación, el 57% del peso de la cartera de Hispania es de tipo hotelero; el 27%, de oficinas, y el 16%, de residencial. Asimismo, cuentan con otros establecimientos como el Vincci Málaga en la capital de la Costa del Sol, el Hesperia Ramblas (Barcelona) o Guadalmina (Marbella).

Por su parte, Lar España Real Estate ha alcanzado los 525 millones en diferentes bienes. El 52% del valor de su cartera procede de centros comerciales; el 23%, de oficinas, y el 11%, de residencial. El objetivo que se marca esta sociedad es llegar hasta los 750 millones en menos de un año, por lo que están pendientes de futuras compras, según su plan público de inversión. El apetito comprador la llevaba a hacerse con el centro comercial As Termas de Lugo por 67 millones de euros. Entre sus accionistas de referencias se encuentran los fondos Franklin Templeton, Pimco, Bestinver y Grupo Lar.

Barclays, Citigroup, Deutsche, JP Morgan y los fondos Perry Partners, T. Rowe y Taube Hodson son los accionistas de referencia de Axiare, la cuarta Socimi, con 465 millones en activos. Entre sus inmuebles más significativos se encuentra el Edificio Diagonal, en el Distrito 22@ de Barcelona.

Está modalidad de negocio no solo se está explotando en la construcción. La industria hotelera también se lanza a al mercado de las Socimis. Tal y como dio a conocer la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Hispania y Barceló firmaron un contrato que une a ambas en el primer proyecto conjunto de inversión inmobiliaria del sector hotelero vacacional en España, con una inversión inicial de 421 millones en 16 hoteles. Pese a que la vocación de este proyecto es temporal, los consejeros delegados pretenden alcanzar un volumen mínimo de 12.000 habitaciones.

El mercado espera la aparición de hasta ocho nuevas sociedades inmobiliarias cotizadas de este tipo en los próximos meses. Entre las no confirmadas se sitúa Solvia, con parte de los inmuebles del Sabadell, o el vehículo de Quabit Inmobiliaria antes de verano, algunas de ellas con un importante volumen de capital.

Características de las Socimis

Estas sociedades deben cotizar en mercado regulado español o europeo. El capital social mínimo es de 5 millones de euros y al menos deberán contar con 50 accionistas. Los requisitos de inversión y patrimonio son los siguientes:

  • Deben invertir al menos el 80% de su activo en inmuebles urbanos, para el alquiler, adquirido en plena propiedad y/o en participaciones en el capital de otras SOCIMI.
  • El 80% de los ingresos del periodo, con exclusión de determinadas rentas, deberá proceder del arrendamiento de inmuebles y de dividendos de la tenencia de las anteriores participaciones.
  • Se imponen requisitos de permanencia mínima de los inmuebles en arrendamiento u ofrecidos en arrendamiento (periodo de ofrecimiento inferior a un año): 3 años para inmuebles adquiridos y 7 años para los inmuebles promovidos por la sociedad.
  • Deben tener al menos tres inmuebles en su activo que no representen cada uno más del 40% del activo en el momento de la adquisición.
  • Tienen limitada la financiación ajena a un 70% del activo.

En lo relativo a distribución de beneficios, deberán destinar al reparto de dividendos de al menos el 90% de las rentas derivadas del arrendamiento, el 50% del beneficio que obtengan de transmisiones de inmuebles y de participaciones aptas, y el 100% de los beneficios procedentes de dividendos de las participaciones aptas.

Los Socimis disfrutan de un régimen fiscal especial. En términos generales, destacan los siguientes beneficios:

  • Tributarán al 19% en el Impuesto sobre Sociedades, salvo las rentas derivadas de la transmisión o arrendamiento de inmuebles cuando el adquirente o el arrendatario forme parte del mismo Grupo de la SOCIMI, que tributan al tipo general. Exención parcial del 20% para las rentas que provengan del arrendamiento de viviendas en aquellas entidades en las que las viviendas destinadas al arrendamiento representen más del 50 % de su activo.
  • No estarán sometidos a retención los dividendos distribuidos a sus socios, tanto personas físicas como jurídicas.
  • Quedarán exentos los dividendos distribuidos a sus socios personas físicas residentes y a los no residentes sin establecimiento permanente (salvo residentes en paraísos fiscales); y, con determinados límites, se considerarán exentas las plusvalías derivadas de la venta de las acciones de los citados socios. Las personas jurídicas se benefician de una deducción en la cuota íntegra.
  • En todo lo no previsto por la Ley de Socimis, éstas se regirán por la Ley de Sociedades Anónimas y la Ley del Mercado de Valores.

Fuente: cincodias.com

Quizá también te puede interesar en otras zonas:

Síguenos: Facebook – Twitter – Google+

Share

8 Respuestas a “Las Socimis: inversión inmobiliaria de moda y punta de lanza en Europa”

Deja un comentario