Vivienda en la playa: más que un capricho, una necesidad

casa-javeaActualmente, comprar una casa o apartamento en la playa ya no es algo exclusivo para inversores de mayor o menos envergadura. Esta práctica se está generalizando y según Alfa Inmobiliaria, un 10% de los propietarios que han comprado vivienda en la playa lo hacen como un instrumento de ahorro de cara al futuro, pensando en su jubilación.

En España, el futuro de las jubilaciones no es muy halagüeño. Según las previsiones, cada año nos jubilaremos más tarde, cotizaremos más tiempo y perderemos poder adquisitivo para garantizar la viabilidad del sistema. Ante este panorama, cada vez son más los españoles que buscan herramientas de ahorro destinadas básicamente a hacer más llevadero este tramo de la vida. Según Jesús Duque, vicepresidente de la red inmobiliaria, “Más ahora, que los abuelos se han convertido en muchos casos en el soporte económico de hijos y nietos”.

La segunda residencia, será la primera y la única

Desde esta consultora reconocen que existe un creciente interés por los pisos en la playa que permiten reproducir un tipo de vida similar al de la ciudad. “El comprador tradicional de costa, hasta hace poco primaba por encima de todo que la vivienda estuviera en primera línea de playa. Hoy son muchos los compradores que buscan que esta esté en el centro comercial de la localidad, cerca de servicios médicos, zonas comerciales y de ocio, bien comunicado por transporte público, etc.”

La conclusión del vicepresidente de Alfa Inmobiliaria es que existe un nuevo comprador que busca una propiedad a la que poder trasladarse cuando se jubile y en la que mantener su estilo de vida, aprovechándose de ventajas como una buena ubicación, generalmente en las zonas más cálidas de la costa mediterránea: desde Cádiz, pasando por la malagueña Costa del Sol y las playas de Costa Blanca (Alicante), Valencia, Baleares o Costa Brava (Girona). Todas ellas con una amplia oferta y con unos precios que en muchos casos son un 50% más económicos que hace 5 ó 6 años.

En las más de 110 oficina que Alfa Inmobiliaria tiene repartidas por el país, esta operación es cada vez más frecuente. Los compradores, con su vivienda familiar pagada, llegan buscando una vivienda más económica en la costa. El objetivo es, llegada la jubilación, trasladarse a la nueva vivienda y alquilar su primera propiedad. De este modo, sumando la pensión y las rentas inmobiliarias, poder disfrutar de una tranquila jubilación en un destino más económico.

A este panorama, desde Alfa Inmobiliaria añaden, que si bien este tipo de viviendas han sido las más golpeadas por la crisis, para los próximos años se prevé una subida de precios del 10% aproximadamente, “con lo que haría la operación más interesante aún”.

Fuente: finanzas.com

También te puede interesar:

Síguenos: Facebook – Twitter – Google+

2 Respuestas a “Vivienda en la playa: más que un capricho, una necesidad”

  1. Toni Melguizo dice:

    Conozco muchos casos que coinciden con lo que expone este artículo. Supongo que no se trata de una mayoría pues invertir requirre un dinero que hoy nadie suele tener con tanta crisis, pero como se suele decir casos como esos haberlos haylos

  2. no lo veo claro dice:

    Ese publi-reportaje parece sacado de un periódico de hace 25/30 años. Si de verdad os creeis que la realidad de hoy es así …no habéis aprendido nada: ¡Tenía que estallaros otra burbuja inmobiliaria en toda la boca!
    Afortunada o desgraciadamente, la realidad no es esa: Hoy en día en la costa española ¡SOLO SE VENDE CASI-REGALADO A INVERSORES-BUITRE EXTRANJEROS!… y solo vende tirando los precios los que están agobiadísimos por hipotecas recientes o los que han heredado las viviendas y por barato que vendan siempre ganan (porque no le ha costado nada o, a lo sumo el impuesto de sucesiones en aquellas comunidades donde se paga). Sé de que hablo: tengo alguna propiedad a la venta en la costa mediterránea; ni la he heredado ni tengo hipoteca y, sin embargo, no tiro el precio, para que no se aprovechen los caza-chollos, aunque la gente no se cree que la vendo, simplemente porque me he cansado de la voracidad fiscal de las corporaciones locales, que solo sirve para mantener su clientelismo corrupto, sin que repercutan en el pueblo los impuestos que pagamos.
    Por otra parte, para el comprador tipo descrito en el articulo (jubilado con ahorros) comprar ahora, aunque sea un 50% más económico que hace 5 ó 6 años, no supone ninguna ventaja: las viviendas céntricas (cerca de centro comercial, colegios, médico etc.) tienen más de 50 años y, aunque ahora se vendan un 50% mas baratas que hace 5 ó 6 años….aplicando la inflación acumulada a los precios de aquella época …. todavía resultan carísimas.
    En cuanto a la idea de que los nuevos jubilados “alquilen su primera propiedad” (se supone que en una gran ciudad) y se trasladen a vivir a un pueblo costero…. ¡otra ocurrencia del articulista!. Se nota que no os interesa escribir sobre el tipo de gente que viene a alquilar a las grandes ciudades (informaros un poco y veréis que no pagan ni la mitad de lo que destrozan y siempre exigiendo además, derecho a empadronarse (para recibir subvenciones) y derecho de subarriendo (para montar pisos-patera). Desgraciadamente, también se de que hablo: conozco a gente mayor a la que le han hecho esto …y, además, vivo en Euskadi: ¿os suena la R.G.I. y las no muy lejanas declaraciones de los alcaldes de Sestao y Vitoria sobre los magrebíes subvencionados?
    Pues eso ….

Deja un comentario