Las medidas del BCE apenas afectarán a las hipotecas o al crédito para vivienda

A huge Euro logo is pictured past the headquarters of the European Central Bank (ECB) in FrankfurtEl Banco Central Europeo (BCE) anunció la semana pasada una serie de medidas para alejar el fantasma de la deflación y revitalizar el crecimiento de una economía europea que sigue sin terminar de despegar.

Entre ellas destacan dos medidas importantes: la rebaja de los tipos de interés al 0,15% y la inyección de liquidez de 400.000 millones de euros, pero apenas nada cambiará en la vida y los bolsillos de las familias hipotecadas ni tendrán un efecto que facilite el acceso al crédito a particulares para comprar vivienda.

Repunte del crédito

Esa es la intención que tiene la que ha sido la medida estrella anunciada por Mario Draghi. Las dos subastas de liquidez (LTRO) anunciadas por valor de 400.000 millones de euros llegarán a las entidades financieras con condiciones: no pueden ser utilizadas ni para la compra de deuda pública, como muchas entidades hicieron con el dinero recibido en las LTRO anteriores, ni para créditos a la compra de viviendas. Si las entidades no dedican ese dinero a la financiación tendrán que devolver el dinero dos años antes del vencimiento, que se ha establecido en 2018. Los cuatro años de vencimiento y las limitaciones establecidas hacen que los analistas apunten a que sean más las pymes y no los particulares los beneficiados por esta “inyeccion” de crédito.

La rebaja de los tipos de interés

Desde que el BCE comenzó su paulatina bajada de tipos de interés hubo un momento, en la primavera de 2013, que el euribor dejó de repicar automáticamente la bajada de tipos. Según los expertos, reducir 10 puntos básicos el precio oficial del dinero como ha hecho el BCE tampoco tendrá un efecto económico muy potente. La reducción de los tipos de interés del 0,25% al 0,15% apenas afectará a las hipotecas ya que desde hace meses que la relación entre los tipos de interés y el Euríbor se ha roto. Si se calcula el ahorro sobre una hipoteca tipo de 120.000 euros a 20 años el ahorro no superará los 60 euros al año, eso siempre y cuando que la hipoteca no tenga cláusula suelo. El Euribor en niveles tan bajos hace que sus oscilaciones apenas se dejen notar.

Menos rentabilidad para los depósitos

Una de las cosas que busca el BCE reduciendo el precio oficial del dinero es reducir el coste del crédito bancario en la Eurozona. Si lo logra, previsiblemente los bancos reducirán también la remuneración que paga a sus clientes por los dépositos. Más en un momento en que las entidades financieras están tratando de recuperar su margen de interés (diferencia entre los que ingresas por el interés de los créditos y lo que pagan por sus depósitos).

Posible sobrecoste para el cliente

Otra de las medidas estrella del BCE será establecer una tasa negativa sobre los depósitos que las entidades financieras realizan en el propio banco central. Esto es algo así como establecer una tasa a los bancos para que no dejen su dinero ocioso y lo pongan a circular. Otro intento más de estimular el crédito. Sin embargo, el riesgo es alto, pues como suele suceder siempre que se impone algún tipo de impuesto al sector financiero, las entidades pueden optar por repercutirlo al cliente. Es el único Banco Central del mundo que actualmente desarrolla esta práctica.

Préstamos más baratos

Además de las LTRO para reactivar el crédito impidiendo destinarlo a la compra de bonos soberanos, la bajada de los tipos les permite obtener dinero más barato del BCE y por tanto es un incentivo; además, ha reducido el coste de los préstamos diarios que hace a los bancos, del 0,75% al 0,40%.

Un euro más débil para exportar más

Aunque la primera sesión de mercado tras conocer las medidas ha frustrado las expectativas generadas, la teoría dice que una política monetaria expansiva debería servir para debilitar la cotización del euro. Algo que se ha convertido en un problema, pues su sobrevaloración está afectando a las exportaciones europeas, algo a lo que países como España se aferran para consolidar la recuperación económica. Esto es vital en un momento de crisis para Europa, aunque es malo para los turistas, ya que viajar a Estados Unidos con el actual cambio a 1,36 euro/dólar es algo muy atractivo.

Fuente: abc.es

También te puede interesar:

Síguenos: Facebook – Google+ – Twitter

Share

Deja un comentario