La vivienda familiar de tipo medio no encuentra comprador

pisos-salouTras más de cinco años de mínima actividad inmobiliaria en España, existe un renovado interés por comprar vivienda debido a los buenos precios anima el mercado. Sin embargo, la demanda no es uniforme. Los expertos confirman un gran interés por las viviendas de más de 500.000 euros o de menos de 150.000 euros, pero el tipo medio de vivienda familiar no logra encontrar comprador. Según Alfa Inmobiliaria se observa una recuperación en el sector, pero las operaciones de venta se producen en su mayoría en los puntos extremos: o vivienda de “alto standing” muy cara, o muy económica, casas y pisos por debajo de los 200.000 euros.

En el caso de la vivienda de lujo en zonas exclusivas, se trata de compradores con alto poder adquisitivo que, ahora que las dudas sobre el futuro de la economía española comienzan a disiparse, deciden invertir en propiedades de gran valor. Según la agencia, son “compradores españoles y extranjeros que, una vez identificada la propiedad de su gusto, son sumamente rápidos y ágiles en cerrar la operación pues saben que no volverán a encontrar estos precios“. Asimismo tienen mayor acceso al crédito, en el caso de que este fuera necesario”. A su vez, existe también un mercado muy activo en las propiedades de más de 500.000 euros, que buscan los extranjeros interesados por un permiso de residencia en nuestro país.

En el otro extremo, se observa en el mercado de la vivienda económica cierto dinamismo e interés sobre todo en pisos por debajo de los 150.000 euros. En este caso se trata principalmente de operaciones de pequeños inversores o ahorradores que, viendo la baja rentabilidad que ofrecen las entidades bancarias, optan por invertir en un valor que, en el medio o largo plazo, siempre ha sido rentable. En muchos casos, las operaciones se realizan en efectivo, sin necesidad de solicitar una hipoteca que complique la operación e incremente los gastos. “Con lo cual, al igual que en las operaciones de alto valor, son también adquisiciones que se cierran en muy corto espacio de tiempo”.

Así, la vivienda con mayor dificultad para vender son aquellas que oscilan entre los 250.000 y los 500.000 euros. Este tipo de propiedades, con una superficie media de 100 a 200 mt2, ubicadas en zonas medianamente residenciales o en grandes promociones urbanísticas, lo tienen bastante más complicado para cambiar de manos.

Son varios los problemas a los que se enfrentan sus propietarios. El primero es la gran oferta existente; el segundo, la dificultad (o la imposibilidad) que sufre el comprador a la hora de obtener financiación. Y, por último, la propia resistencia a asumir que, si desean vender su piso en este momento, debe ser adecuándolo al mercado, aunque con ello tengan que perder dinero”. No obstante, el mensaje es positivo: “El sector inmobiliario español ya ha comenzado su recuperación. Y prueba de ello es el gran interés que está suscitando en las grandes fortunas o fondos internacionales. Antes o después esta situación se extenderá a todo el sector y los activos inmobiliarios volverán a recuperar su valor”.

Fuente: elmundo.es

Quizá también te pueda interesar:

Síguenos: Facebook – Google+ – Twitter

Share

Deja un comentario