Las fincas rústicas son el tipo de propiedad que mejor resiste el ajuste de precios

fincaLas fincas rústicas son el tipo de propiedad que menos sufre las consecuencias de la crisis en comparación con otras tipologías urbanas, con precios estables que se mantienen en la mayor parte del territorio nacional. De hecho, según un estudio de Técnicos en Tasación (Tecnitasa) en 2013 mantuvieron apenas inalterable su precio en comparación con 2012.

Las fincas rústicas son bienes de inmensa variedad, difíciles de comparar en algunas ocasiones a pesar de compartir la misma zona. Los principales factores que contribuyen a esta heterogeneidad son la localización, la mayor o menor disponibilidad de agua, las dimensiones de la finca y su uso (por ejemplo una pequeña parcela de regadío frente a finca grande de explotación agraria intensiva). También influyen en esta diversidad las características agronómicas y en base a ellas la mayor o menor productividad de la tierra o los cultivos posibles, las características orográficas del terreno,  la cercanía y conexión con núcleos de población y carreteras y la consecuente mayor o menor facilidad de acceso, si tiene asociada una vivienda o si existe la posibilidad de construcción de la misma o bien de invernaderos u otras infraestructuras asociadas a la explotación.

Así, como datos máximos y mínimos de las comunidades autónomas analizadas por Tecnitasa encontraríamos los siguientes: las más baratas se sitúan en Navarra, donde el precio de una finca forestal oscila entre los 500 y los 3000/Ha (1.800/Ha valor medio) y las más caras en Canarias, con precios que van desde los 150.000 a los 300.000/Ha (225.000/Ha valor medio) en las explotaciones agrarias con edificaciones.

Alicante y Almería son las provincias que muestran las mayores subidas en relación al precio. Así, en el caso de Alicante sube más del 5% en el terreno rústico de secano sin cultivo (con precios entre los 10.400 y los 32.300/Ha). En el caso de Almería se produce un incremento del 3% en fincas de regadío invernadero, donde el valor medio está en los 70.000/Ha. Por el contrario, La Rioja recoge las mayores caídas: el cereal tanto de secano como de regadío cae un 15% con respecto a 2012, la remolacha baja un 12%; la viña, el cultivo de guisante y el olivar descienden un 10%, y la patata y los frutales lo hacen en un 5%.

Destaca la heterogeneidad de algunos precios de determinados cultivos según la zona y según el tipo del mismo (secano o regadío). Así, por ejemplo, el precio máximo del viñedo lo encontramos en Valencia (183.000 /Ha) y el mínimo en Albacete (7.000 /Ha). Las fincas de cítricos oscilan entre los 120.000 /Ha de Valencia y los 36.000 /Ha de Huelva, y el olivar entre los 196.000 /Ha de Valencia y los 6.000 /Ha de un terreno de este tipo en Navarra.

Las zonas con mayor peso en Producción Final Agraria

Andalucía es la zona de España con mayor peso de Producción Final Agraria con un 24%. Su evolución es irregular por la variedad y extensión de terreno. Además del incremento del 3% en Almería, se detecta una ligera subida en fincas de Málaga, Córdoba y Jaén y en Huelva una pequeña bajada en los precios de todos los tipos de fincas. A continuación se encuentra Castilla la Mancha y Cataluña (13%), Castilla y León y Comunidad Valenciana (8%), Aragón, Murcia, Galicia y Extremadura (6%) y el resto de comunidades entre el 1 y el 4%.

La Comunidad Valenciana refleja algunas de las mayores variaciones en sus precios. La subida más destacada es la anteriormente mencionada de Alicante, mientras que los descensos son muy superiores al 5% en todos los tipos de fincas de Castellón (cítricos regadío, almendros secano, olivar secano), así como en el terreno rústico de regadío sin cultivo en Alicante (precios entre 34.750 y 45.401/Ha).

La provincia con mayor heterogeneidad es Sevilla, donde los herbáceos, los frutales y el olivar en secano se mantienen estables, el olivar en regadío sube ligeramente y las fincas forestales bajan. El valor mínimo se da en las fincas de pastos en Jaén (precios entre 2.075 y 3.858 /Ha) y el máximo en los cultivos de invernadero en Málaga (entre 152.673 y 172.198/Ha).

En Castilla La Mancha, en concreto en Albacete y Cuenca, destaca un descenso del 5% en el viñedo de regadío (valor medio 15.000/Ha) y de un 3% en el olivar de secano (12.500/Ha valor medio). En estas dos provincias el cereal en secano experimenta una pequeña subida mientras que el de regadío y el viñedo en secano caen ligeramente. Ciudad Real en general permanece estable.

En Madrid los precios suben ligeramente tanto en las fincas de secano (9.000/Ha valor medio) como en los pastos con arbolado (12.000/Ha valor medio) los precios suben ligeramente. Sin embargo, Cataluña experimenta un incremento del precio en los frutales de regadío (30.000/Ha valor medio), el viñedo (19.500/Ha valor medio), el olivar en secano (10.000/Ha valor medio) y los herbáceos en secano (9.000/Ha valor medio), mientras que bajan los precios de los bosques (6.000/Ha valor medio).

Por último, Baleares muestra un descenso del 5% en todos los tipos de fincas (almendro/algarroba, melón secano, viña y pinar (madera). El valor mínimo de las islas lo encontramos en esta última, el pinar (12.000/Ha), mientras que el máximo se recoge en la viña (108.445/Ha).

Fuente: elmundo.es

Quizá también te pueda interesar:

Síguenos: Facebook – Google+ – Twitter

Share

Deja un comentario