El esfuerzo para comprar vivienda es todavía de 5,8 años completos de renta

La suave recuperación iniciada en el mercado inmobiliario español en determinados sitios donde se venden más viviendas que en años anteriores, tiene su explicación principal en la importante caída de precios en los últimos años. Así, por ejemplo en la costa mediterránea, hoy se pueden encontrar viviendas que cuestan la mitad que antes de la crisis y los bolsillos más desahogados no dejan pasar la oportunidad.

Esta parece ser la clave: estas oportunidades están siendo aprovechadas solo por unos pocos, porque según  el último dato publicado del cuarto trimestre de 2013 por el Banco de España, para la mayoría de las familias de clase media comprar una vivienda en España continúa suponiendo un esfuerzo importante, que todavía absorbe 5,8 años completos de renta para poder comprar una casa o piso de tipo medio.

esfuerzo-compra

Según un análisis de la serie histórica publicada por el Banco de España sobre  la accesibilidad a la vivienda, que se remonta a 1995, revela que el esfuerzo máximo fue de 7,6 y 7,7 años, casi 24 meses más de promedio; y se alcanzó en junio de 2007, en plena vorágine del ladrillo. Es decir, que el esfuerzo que deben realizar las familias españolas se está reduciendo, aunque no al ritmo que los expertos creen que sería deseable para que vuelva cuanto antes al nivel considerado como óptimo, aquel que se registraba antes del último boom inmobiliario. Y es que a finales de la década de los noventa la media de esa ratio no llegaba a los cuatro años de renta (3,7).

Esto quiere decir que bajar casi dos años esa ratio ha costado un total de seis ejercicios (de 2007 a 2013) y que ha sido casi en exclusiva gracias a la disminución del precio de las casas y pisos en venta. De hecho, los expertos aseguran que su reducción se está frenando en los dos últimos años porque en ese tiempo también se ha moderado de forma importante la renta bruta disponible, principalmente los salarios. Así, mientras de 2011 a 2012 la ratio disminuyó de 6,5 años a 6,0; en el último año apenas lo ha hecho hasta los mencionados 5,8 de finales de 2013, coincidiendo justo con la aceleración protagonizada por la caída de los sueldos.

¿Será capaz de disminuir hasta esos cuatro años de nivel idóneo que piden los expertos? Nadie se atreve a vaticinar un sí o un no y mucho menos el tiempo que se tardará. Lo más probable es que el precio de la vivienda continúe bajando aunque sea de forma más moderada que hasta ahora, para pasar a estabilizarse después y apenas sufrir variaciones, y los sueldos se mantengan planos al menos los dos próximos años. Ir más allá en los pronósticos es ciencia ficción.

Financiación más cara

Así, según la cifra publicada de finales del año pasado por el Banco de España establece que los hogares destinan un promedio del 33,2% de su renta mensual al pago de su casa, ya sea con o sin deducciones por la mencionada eliminación de esa desgravación. En este caso, se trata de una cifra todavía importante, ya que equivale al porcentaje que los bancos creen que no debería sobrepasarse nunca para garantizar que la familia podrá pagar su vivienda con cierta comodidad. Pero lo cierto es que llegó a alcanzar el 52% de los ingresos sin deducciones y el 42% con ellas, todo un suicidio colectivo, en opinión de los expertos, para una economía como la española tan dependiente del consumo. Y ya se sabe, a más hipoteca…, menos gasto de cualquier otro tipo.

Si es el nivel máximo recomendable por la banca, lo más positivo sería que disminuyera. Los mínimos fueron del 20% con deducción fiscal allá por 1999, con tipos de interés históricamente reducidos y los precios de las viviendas aún bajo control. Ahora, el endurecimiento de las condiciones de acceso a una hipoteca y los mayores diferenciales que aplican las entidades dan como resultado una financiación más cara y hacen poco probable volver a esos niveles de esfuerzo, aunque sería lo deseable.

Fuente: cincodias.com

Quizá también te pueda interesar:

Síguenos: Facebook – Google+ – Twitter

Share

Deja un comentario