La Sareb vende a la vez los mismos pisos a compradores diferentes

sarebLas incidencias en la Sareb no dejan de sucederse. En esta ocasión, el “banco malo”, traspasa una cartera de 2.500 inmuebles llamada Teide a un Fondo de Activos Bancarios (FAB) controlado por el fondo de inversión Fortress y su socio en España, Grupo Lar, conociendo que parte de los pisos incluidos en la operación habían sido vendidos a particulares. La Sareb comunicó ayer garantizar las ventas pactadas y achacó el problema a “falta de coordinación”. Parece que en la sociedad presidida por Belén Romana, la información no fluye adecuadamente.

Así, la Sareb ha aclarado que fue al hacer el traspaso al FAB (el vehículo constituido por Fortress, Lar y la propia Sareb (que es quien adquiere realmente la cartera) cuando se notificó que había reservas hechas. La Sareb cifra en 135 los casos, aunque hay medios que afirman ser 300 pisos los vendidos a dos compradores diferentes. De esos 135 confirma Sareb, 83 habían recibido una comunicación de Grupo Lar en la que se les informaba de que habían decidido “no atender su solicitud” y les ofrecían devolverles la señal pagada de 3.000 euros.

Como es lógico, los compradores no estaban dispuestos a ello, sino que pretendían seguir adelante con la compra de su vivienda después de pagar dicha señal, en vez de que les devolvieran su dinero. Según algunos medios, la marcha atrás de Fortress y Lar se debe a que pretendían subir los precios de estos inmuebles respecto a los que habían firmado los compradores. Desde la Sareb explican que “aunque se obtiene mejor precio vendiendo las viviendas una a una, nosotros necesitamos hacer volumen, de ahí que prefiramos vender paquetes”. Esto significa que el precio al que el fondo buitre y su socio han comprado estos pisos es inferior al que pagaban los compradores individuales. Y, aun así, esta diferencia les parecía poca, por lo que anularon las operaciones.

Ante la polvareda levantada por esta situación, la Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria que ha aglutinado la exposición inmobiliaria de la banca rescatada con 51.000 millones de euros, hizo ayer un comunicado en el que “garantiza que todas las personas que realizaron una reserva sobre alguna de las viviendas incluidas en esta cartera podrán completar la adquisición del inmueble al precio acordado”.

El error se repite

El problema es que no es la primera vez que ocurre esto, sino que ya pasó con la “operación Bull” cartera de viviendas, terrenos, locales comerciales y oficinas, que fue la primera gran venta de inmuebles de la Sareb, cerrada en agosto. Entonces también se incluyeron pisos que tenían comprador que había pagado una señal, y la Sareb tuvo que hacer gestiones para que se garantizaran esas operaciones al precio acordado. Lógicamente, esto puede sembrar la duda entre los interesados en adquirir inmuebles del banco malo sobre la seguridad que tienen de que este cumplirá sus compromisos.

El mensaje que se está lanzando es de una informalidad total. Si alguien está buscando piso y ve que es de Sareb, se lo va a pensar dos veces por si acaso se lo venden a otro por el camino y le suben el precio”, opinan en una inmobiliaria. Otras fuentes señalan que estos problemas provienen de que la Sareb ha subcontratado muchas de sus labores, y no hay comunicación entre las empresas que se encargan de cada tarea ni una coordinación dentro del banco malo. Hay que recordar que, cuando las entidades rescatadas traspasaron sus inmuebles a la Sareb, inmediatamente subieron los precios que tenían anunciados porque el “banco malo” exigía un precio mínimo un 25% por encima del valor de traspaso. Luego dio marcha atrás ante el fracaso de esa política.

Por otro lado, el modelo para colocar la cartera Teide, compuesta por inmuebles procedentes de Bankia y NCG Banco, implica mucho riesgo para la Sareb porque se parece al de las cajas que acabaron quebradas: no vende los inmuebles, sino que crea un vehículo (el FAB, Fondo de Activos Bancarios) en el que participan la Sareb y el fondo, en el que se aparcan para venderlos posteriormente al comprador final. Son las plusvalías de esta venta las que se reparten entre el banco malo (que en este caso se queda con el 15% del vehículo, pero mantuvo el 49% en la cartera llamada “Bull”) y el inversor. De hecho, la participación del fondo suele estar financiada por el propio banco malo, con lo que sólo tiene que aportar un pequeño capital.

Esto es, la Sareb monta una sociedad a medias con el inversor y le da crédito para comprar los inmuebles. Si la operación sale bien, participa de los beneficios y maximiza la rentabilidad. Pero, si sale mal, sufre muchas más pérdidas, porque a las de su inversión tiene que sumar las del crédito concedido.

Fuente: elconfidencial.com

Síguenos: Facebook – Google+ – Twitter

Share

Una respuesta a “La Sareb vende a la vez los mismos pisos a compradores diferentes”

  1. No lo veo claro dice:

    La SAREB (banco malo) es un engendro que se han creado los de siempre (bancos, cajas) con el consentimiento de sus cómplices (gobierno de turno, sea del PSOE o del PP) para SEGUIR ESTAFANDO a los que intentan comprar una vivienda.
    El problema es que los ciudadanos siguen confiando en toda esa gentuza y con ello, aunque involuntariamente, les hacen el juego.
    Ver:
    https://www.youtube.com/watch?v=KUCFFDQKlkg
    https://www.youtube.com/watch?v=qWkoxWTFkCU
    https://www.youtube.com/watch?v=zigHDdIosM8

    Estos enlaces explican muy claramente el fondo del problema actual y quien lo ha generado.
    El problema no es solo de burbuja inmobiliaria en España (que también), si no económico y de nivel mundial: mientras estén al frente de los gobiernos quienes permitan que el 1% de la población controle los recursos mundiales mientras el 99% restante está en la pobreza o directamente se muere de hambre, no habrá solución.

    Cuando salen a los medios y dicen con toda desfachatez que la economía va bien, tienen razón: ¡A ELLOS LES VA BIEN!.

    La solución tiene que venir desde abajo, empezando por nosotros mismos que no debemos quedarnos en casa (ni limitarnos a pulsar sobre el “me gusta” del Facebook) si no salir a la calle, que se nos vea y se nos oiga. Y si tiene que “rodar cabezas”… que rueden.

Deja un comentario