Alicante tira del mercado valenciano. Valencia y Castellón con importantes bajadas de precios.

AlicanteEl sector inmobiliario en la Comunidad Valenciana, al igual que en el resto del país, no pasa por su mejor momento, pero la provincia de Alicante registró en 2013 movimientos positivos, gracias sobre todo a las compras de extranjeros. Según datos de la empresa tasadora, Tinsa, en Alicante el número de compradores extranjeros ha crecido más de un 30% respecto a 2012 y ha aumentado de forma discreta el número de visados de dirección de obra nueva: en octubre de 2013 había solicitado 1.704 visados frente a los 1.367 de todo 2012.

Según Tinsa, “No es mucho volumen pero hay aumento después de cinco años de decrecimientos“. Alicante ha ido absorbiendo el año pasado el stock de viviendas, y se espera que esta tendencia se refuerce en 2014. No obstante, las provincias de Valencia y Castellón son mercados que siguen sin despegar. Se mantiene el exceso de oferta de vivienda nueva de promociones acabadas al comienzo de la crisis y de pisos de baja calidad, de segunda mano. El stock de segundas residencias se va absorbiendo pero, a diferencia de Alicante, la promoción de obra nueva está parada, con la solicitud de visados bajo mínimos.

Los precios de la vivienda han evolucionado de manera desigual, según las zonas. En la Comunidad Valenciana descendió un 8,5% de media el último año. Por provincias, Alicante anotó un descenso del 3,1%, Castellón del 14,5% y Valencia del 10%. Si se tienen en cuenta las variaciones desde los precios máximos, Valencia registró un descenso del 46%, seguida de Castellón, con un desplome del 45,1% y de Alicante, con un retroceso del 42,2%.

A pesar de haber sido para algunos el epicentro de la burbuja inmobiliaria, la provincia alicantina es la primera que está dando muestras de recuperación. De hecho, ninguno de sus municipios ha llegado a depreciarse un 50% y, en el caso de la evolución interanual en 2013, ha llegado a frenar prácticamente sus caídas en municipios como San Vicente del Raspeig (-0,7%).

Las poblaciones donde más bajó el precio de la vivienda están ubicadas en la Huerta de Valencia, como Alfafar (-56,5%), Xirivella (-56%) y Alaquàs (-54,1%). Por contra, han resistido mejor, dentro de la fuerte rebaja, los municipios turísticos, como Cullera (-29,2%) o Gandia (38,3%), por conservar una demanda de quienes eligen estos municipios para su segunda residencia.

En Castellón, también se han registrado descensos contundentes, como han sido los casos de Vall d’Uixó (51,8%), la propia capital (48,2%) o Benicarló (-48,4%). Al tratarse de un provincia donde proliferó la oferta turística inmobiliaria sin ser un destino asentado, desde Tinsa se advierte que la salida de este stock será más costosa y tardía, aunque no descartan el caso excepcional de algunos municipios.

Respecto a las capitales de provincia, es en Castellón de la Plana donde más han caído los precios con un 48,2%, y en la que todo apunta a que continuará cayendo, en 2013 el ajuste fue de un 20,4%, uno de los mayores descensos de toda la Comunitat. A continuación, la ciudad de Valencia ha reducido sus precios en un 44,9%, situándose por encima de la ciudad de Alicante, que ha rebajado sus precios en un 36,3%.

El comportamiento de los locales comerciales y oficinas es variopinto. Las zonas prime (localizadas en el centro de las principales capitales) no tienen apenas stock frente a los centros del extrarradio, que tienden a tener más oferta. En el sector industrial existe mucha oferta de naves industriales pequeñas, que no satisfacen la demanda de los inversores extranjeros, que buscan espacios más grandes. “No hay interés del inversor extranjero en inmuebles industriales, salvo en lugares como Manises por la instalación de empresas de origen chino”.

En relación a la financiación Tinsa cree que en el segundo semestre del año pasado “se abrió un poco más el grifo” de los créditos hipotecarios, pero las transacciones que han funcionado han sido las pagadas al contado y las de propiedad de bancos y cajas se han vendido por debajo de coste.

El sector logístico en la comunidad está por desarrollar, de ahí que la construcción del corredor ferroviario mediterráneo sea imprescindible para potenciarlo. “Las previsiones económicas y de reactivación del consumo, las perspectivas para 2014 llevarían a una mejora en el sector”, apuesta Tinsa, que considera esencial para que despeguen las transacciones que haya crecimiento económico y se pare la destrucción de empleo.

Fuente: elpais.com

Síguenos: Facebook – Google+ – Twitter

Share

Deja un comentario