Amancio Ortega compra a la Sareb la sede de Banesto en la Plaza Cataluña de Barcelona

plazacataluña-barcelonaAmancio Ortega, creador del imperio Zara, fundador y primer accionista de la poderosa Inditex, ha comprado el edificio en la plaza Cataluña de Barcelona, que albergó la sede catalana de Banesto, por 44 millones de euros a la Sareb (el “banco malo” encargado de los activos tóxicos de la banca). Ya en el año 2012, el poderoso empresario compró el local comercial de Apple en este mismo edificio, por unos 86 millones de euros. El edificio que compra Ortega tiene 8.500 metros sobre rasante, 700 de terraza y otros 4.500 m2 en los subterráneos.

Pontegadea, la sociedad inversora del empresario, se ha hecho con la propiedad del inmueble mediante la compra de la hipoteca que gravaba el edificio, que concedieron inicialmente el Banco de Valencia y Bancaja pero que tras el proceso de reestructuración bancaria ha pasado a la Sareb. La venta del crédito, cerrada en los últimos días del 2013, se ha realizado con un descuento del 33% sobre el valor de la hipoteca que los bancos valencianos dieron en el 2006 a la inmobiliaria valenciana Ballester para comprar el edificio a otra inmobiliaria, la madrileña Monteverde. Hoy, ambas inmobiliarias están en concurso de acreedores.

La hipoteca sobre el edificio, que ocupa el número 1 de paseo de Gràcia y el 10 de plaza Catalunya, era inicialmente el activo estrella de un paquete de créditos que Sareb sacó a la venta el año pasado. El paquete, con un valor nominal de 233 millones de euros y bautizado como Abacus, fue adquirido finalmente por el Deutsche Bank pero la Sareb sacó in extremis el edificio de Banesto para tratar de conseguir una mejor oferta, ya que inversores rusos y de Dubái pujaban por el edificio para construir un hotel,  proyecto que necesitaría 20 millones de euros en rehabilitación para albergar un hotel de lujo, de un máximo de 128 habitaciones, lo que dificultaba alcanzar la rentabilidad exigida por los inversores internacionales, de alrededor del 7%.

Pontegadea, ya como propietaria del edificio podría facilitar un uso comercial, lo que requeriría una inversión mucho menor, de apenas 8 millones de euros. El proyecto comercial, sin embargo, no podría desarrollarse con todo su potencial a corto plazo: Apple firmó en el 2012 un contrato con quince años de vigencia y ha convertido su tienda estrella de Barcelona en una de las más potentes del sur de Europa, con unas ventas anuales cercanas a los 40 millones de euros, que casi doblan sus previsiones originales.

Con esta compra, Amancio Ortega se refuerza como el mayor inversor inmobiliario en Barcelona desde el inicio de la crisis. El dueño de Zara ya compró hace exactamente un año otro edificio singular de la plaza, la vieja sede del BBVA, en la esquina con la calle Bergara, por 100 millones de euros, al fondo alemán Deka, y el edificio de paseo de Gràcia 56 (que alberga la tienda de Burberry) por 53 millones a la inmobiliaria Testa. En la zona, el empresario es también dueño del edificio de paseo de Gràcia-Gran Via (donde esta una gran tienda de Zara); del número 93, donde se encuentra la tienda de lujo Santa Eulalia, y el número 5, que alberga la sede del Santander.

El empresario, el hombre más rico de España y tercero del mundo, según Forbes, ha destinado en los últimos años 1.200 millones a comprar inmuebles, no solo en España sino en Londres (compró la Devonshire House por 490 millones), y en Nueva York, donde compró un edificio de la Quinta Avenida (231 millones de euros) y hace pocas semanas otro destinado a oficinas en el barrio de Meatpacking.

Fuente: lavanguardia.com

Vivienda, noticias, mercado inmobiliario, decoración, arquitectura… en Facebook / Google+

Share

Deja un comentario