En las Islas Baleares la venta de casas a extranjeros se duplica desde el inicio de la crisis

Palma de Mallorca (Baleares)

Entre el año 2008 y el 2012, justo en los años de mayor caída en las ventas de forma general en el país tras el pinchado de la burbuja inmobiliaria y con la concesión de crédito hipotecario en mínimos por la crisis económica, en algunas zonas de España como las Islas Baleares, van y duplican la venta de apartamentos y casas a extranjeros. Al igual que sucede con el turismo, los ciudadanos extranjeros se erigen en los principales protagonistas de esta suerte de resurrección que dan un respiro al maltrecho mercado inmobiliario español.

De este modo, en el año 2008 (con la economía mostrando ya su peor cara) se vendieron en el archipiélago balear un total de 1.642 inmuebles a ciudadanos extranjeros y la cifra no ha parado de crecer hasta las 3.571 operaciones que se cerraron en 2012, más del doble. Además, en lo que llevamos de año -los últimos datos disponibles son hasta junio- ya se han cerrado 1.412 compras, casi las mismas que se produjeron en todo 2008.

De hecho, según el Consejo General del Notariado, en 2008 las compraventas cayeron un 41% con respecto a 2007 y desde entonces no han dejado de crecer en Baleares, y siempre a ritmo de dos dígitos. Así, en 2009 los extranjeros adquirieron 2.279 viviendas, un 38,8% más que en 2008; en 2010 otras 2.721 (+19,4%), en 2011 3.045 (+11,9%), y por último en el 2012 que se realizaron 3.571 operaciones de compraventa  (un 17,2% más).

El primer mercado internacional de Baleares es de origen alemán, con el mayor número de operaciones de compraventa de viviendas con más de un tercio de los pisos de Baleares que se venden a extranjeros. Unos clientes a los que la crisis no ha conseguido arredrar y que han capitalizado uno de los mayores incrementos, con más del triple de compras en 2012 (1.303) que las registradas en 2008, cuando se cerraron apenas 396. En los últimos cinco años la evolución de las ventas a estos ciudadanos no ha podido ser más positiva, con subidas superiores al 20% en cada ejercicio.

Los países nórdicos no se quedan atrás. También han experimentado importantes aumentos en todo este tiempo, llegando incluso a triplicar los registros de principios de la contracción económica. Es el caso de Finlandia o Suecia, cuyos ciudadanos compraron 27 inmuebles en 2008 y en 2012 la cantidad final se multiplicó por seis, hasta las 168 finales. En lo que llevamos de año, estos ciudadanos ya han adquirido 75 propiedades en el archipiélago, confirmando así la evolución mostrada en los últimos ejercicios.

En la misma línea y al calor del turismo residencial ruso, las ventas a estos ciudadanos se han disparado también. De las 35 que se cerraron el primer año de la crisis a las 86 con las que concluyó 2012, más del doble. Y aparte de los mercados tradicionales, en la lista de ciudadanos foráneos que se hacen con viviendas en las Islas se pueden encontrar nacionalidades tan diversas como China, Rumanía, Argentina, Francia o Italia, todas ellas con crecimientos superiores también al 300%.

En el otro lado de la balanza, el segundo segmento internacional más importante de Baleares, el mercado británico, apenas ha conseguido crecer durante estos años de crisis económica. De las 557 propiedades que compraron sus ciudadanos en 2008, se pasaron a las 627 con las que se cerró 2012, sólo un 12,5% más.

Bien es verdad que igual este nicho de mercado internacional no será por sí solo lo que permita salir de la crisis al sector inmobiliario, pero en muchas zonas de España (prácticamente todas las relacionadas con el turismo y el mar) menos mal que existe.

Imagen: Tuquetu – Fuente: elmundo.es

Share

Deja un comentario