La inversión extranjera da vida a los activos inmobiliarios de la administración y la banca

Los fondos de inversión extranjera están dando un soplo de aire fresco al parado mercado inmobiliario en España, no sólo a nivel residencial por los atractivos precios de la vivienda rebajada en muchos puntos de España, también en relación a los activos inmobiliarios de las administraciones y la Sareb. Estos fondos de inversión han acumulando ya unos 2.000 millones de euros desde el pasado mes de abril en distintas operaciones, con un doble beneficio: limpiar balances y aportar liquidez.

Inversión InmobiliariaEl pasado mes de agosto, el fondo de inversión norteamericano HIG Capital, dirigido en España por Jaime Bergel, compró al “banco malo” (Sociedad de Gestión de Activos Inmobiliarios procedentes de la Reestructuración Bancaria -Sareb-) 1.000 viviendas en las afueras de ciudades en Andalucía, Madrid, Valencia, Murcia y Canarias, por 100 millones de euros, de los cuales el fondo puso la mitad. KKR, fondo que maneja 85.000 millones de dólares, prestó a Uralita 320 millones de euros, el pasado mes de Abril. El fondo está buscando oficina en Madrid y su actividad en España la coordina Jesús Olmos, socio de la firma en Londres. El fondo mexicano Fibra Uno compró en agosto más de 800 oficinas del Banco Sabadell, que ya pertenecían a un fondo estadounidense por 300 millones de euros. Un fondo gestionado por la aseguradora francesa Axa compró a la Generalitat de Catalunya 13 edificios por 172 millones de euros y una rentabilidad del 9,45 por ciento. El gigante americano Blackstone, que actúa en España asociado a la empresa de Javier Clemente, Magic Real Estate, compró a la empresa Municipal de la Vivienda y Suelo de Madrid (EMVS), 1.800 viviendas en alquiler social por 128 millones de euros. También en agosto a Goldman Sachs y Azora adquirió 2.935 viviendas de protección oficial por 201 millones de euros al IVIMA, el Instituto de la Vivienda de Madrid. Por otro lado, sin que haya transcendido el precio que pagó por ella el fondo Burlington Loan Management, otro activo objeto de la compra llevada a cabo por la Sareb, que vendió un préstamo del Grupo Colonial de un nominal de 245 millones de pesetas (se supone que menos del 70% de su nominal).

Las operaciones se suceden y el dinero que llega encuentra mucho producto que comprar, fundamentalmente de las administraciones públicas, los bancos y la Sareb. Los fondos siguen la corriente, y sus gestores ven cubiertas sus espaldas: si las operaciones salen bien nadie les podrá recriminar por no haber entrado, y si mal, siempre podrán decir que todos lo hicieron.

Fuente: realestatepress.es

Share

Deja un comentario