Con una construcción sostenible, no hay necesidad de aire acondicionado

En España y en Occidente en general, no solemos enfocar los métodos de construcción hacia los recursos más sostenibles. Por ejemplo, la mayoría utilizamos el aire acondicionado y la calefacción para mantener durante todo el año la temperatura media (unos 21 grados), pero si pensamos en solucionar estos temas desde el principio, desde que se construye la vivienda, puede ser muy eficaz y ayudar a que luego no tengamos que contrarrestar la falta de interés con los métodos de construcción con mucho más gasto de energía para que la casa sea confortable.

Construcciones sostenibles

Unos arquitectos visitaron la casa Feliciano García, un ingeniero granadino inventor de la tecnología sostenible Getech, para comprobar como funcionaba su sistema. Su sorpresa fue descubrir que no tenía equipo de climatización.

En 1984 construyó su casa de Alfacar (Granada) con materiales con alta conductividad de energía y un sistema de reciclado de aire que “consigue mantener mi hogar a 20 grados a pesar de las temperaturas superiores a 40 en el exterior”, afirma Feliciano García, mientras muestra orgulloso la patente concedida por Estados Unidos.

“Mi invento consiste en dotar a los edificios de materiales que cobran vida gracias a las leyes de la física como captación de energía y almacenamiento”, explica mientras muestra una maqueta en forma de mosaico con hendiduras a la que define como “la piel de la vivienda”.

Una vivienda que interactúa con el medio

Su inspiración fue una lectura sobre termodinámica que decía que “los seres vivos son aquellos que intercambian energía y materia con el medio” y decidió que su vivienda interactuara con el medio. Para ello equipó sus casa con una mezcla de cemento, tierra y otros aditivos para dar conductividad y conseguir que la energía pudiera moverse con facilidad dentro de los cuerpos.

Después de la construcción de su casa en Alfacar para climas cálidos experimentó sus investigaciones en climas fríos en Sierra Nevada donde “la casa se mantiene a 18 grados a 2.250 metros de altitud y una temperatura exterior que roza en invierno los 20 bajo cero”.

La hazaña ha sido convertir cada edificio en un gran almacén energético donde las paredes, suelos y techos formen parte de la piel interna de cada almacén, y que “a través de flujos electromagnéticos se climatice con la energía almacenada“.

Una cualidad de eficiencia energética que sorprendió a la Oficina de Patentes fue la “sobrepresión y reciclado del propio aire atmosférico”, destaca, mientras explica como “un tubo concéntrico encargado de llevar aire a la calle transmite al otro que lo introduce la energía con turbulencias provocadas por las aletas incorporadas en el mismo tubo”.

Feliciano lamenta no ser el apropiado para impulsar esta innovadora tecnología porque “yo no soy ningún premio Nobel y es necesario que los grandes grupos y ecologistas se interesen porque estamos tirando a la atmósfera seis billones de metros cúbicos diarios de aire cargado de energía sin consumir”. Y explica que nuestra sociedad ha tolerado, hasta ahora, “viviendas y otros edificios que potencian el despilfarro energético y acelera el cambio climático”.

Estima que el ahorro que podría suponer en la factura de la luz estaría en un 80% en edificios nuevos y un 50% en los rehabilitados porque prefiero ser prudente” aunque recuerda como los arquitectos que visitaron sus viviendas en busca de equipos de climatización “se aventuraron a decir que nada de 80%, que esto suponía el 100% de eficiencia energética”.

Fuente: 20minutos.es

¿Qué os parece esta nueva idea de construcción sostenible? Como ya sabéis, os invitamos a que nos déis vuestro punto de vista sobre este tema que cada vez es más relevante en la construcción debido al cambio climático y a la conciencia de que hay que proteger el medio ambiente, que, al fin y al cabo, es el hogar de todos.

 

 

Share

3 Respuestas a “Con una construcción sostenible, no hay necesidad de aire acondicionado”

  1. carlos dice:

    Es estupendo como alguien como Feliciano piensa como hacer casas mas eficientes. Espero que sirva como ejemplo para la sociedad.
    Me gustaría implementar un poco el tema. Una cosa es eficiente y otra es ecológica.
    Puede haber casas ecológicas que sean eficientes y casas ecológicas que no lo sean. A mi parecer el cemento hace que una casa no sea ecológica. Desconozco su patente pero al parecer lleva cemento y tierra. El cemento estabiliza la tierra y hace que pierda sus cualidades de transpiración y mas importante aun, su capacidad hídrica. La gran ventaja de la tierra precisamente es su gran higroscopicidad. Pudiendo contener hasta 15 litros de vapor de agua por metro cuadrado con un espesor de 30 centímetros. Eso condensado a nivel nanométrico y su posterior evaporación tiene una capacidad brutal de absorción de energía.

    Mi pregunta es la siguiente: ¿Porque nos empeñamos en inventar, patentar lo que nos da la naturaleza?
    Resumiendo la tierra no se puede patentar, es gratuita y verdaderamente ecológica.

    El recuperador de calor me parece fantástico (pero con flujo transversal es mas eficiente) pero sumado al pozo provenzal puede conseguir un COV de 1/20.
    Con todos mis respetos y sin conocer la patente creo que existen materiales mas sencillos y baratos para conseguir inergia termica, disminuyendo y aumentado la difusividad y efusividad a nuestro antojo.

  2. yozgz dice:

    Esta muy bien, y la política debe ir en esta dirección, pero ahora el gobierno aprueba una subida del precio del alquiler de potencia y una bajada del KWh consumido. ¿Eso no es potenciar el despilfarro energático? ¿Beneficia este despilfarro a la poblacion? ¿al planeta? ¿a los sistemas sostenibles no contaminantes? entonces yo no se a quien beneficia esta política de nuestro actual gobierno. Por otro lado ¿es verdad que Aznar, Gonzalez, Solbes, Salgado, antiguos legisladores, cobran como consejeros de grandes empresas energéticas?

  3. Xose dice:

    Me interesaria saber si se podria aplicar esta tecnologia a una casa de piedra ya terminada ,y viviendo en ella .

Deja un comentario