Banco Sabadell obtiene rentabilidad de su stock en Valencia

A persas de los malos tiempos que corren para las inmobiliarias, la de Banco Sabadell, Solvia, ha vendido 5.946 pisos en poco más de dos meses, la mayoría en la Comunidad Valenciana. y ha puesto en marcha una página web en ruso tras detectar un aumento del número de compradores de esa nacionalidad.

Stock de viviendas

Solvia ya ha vendido casi 6.000 inmuebles, la mayoría en las zonas de Alicante, Castellón, Valencia y Murcia. Todo este éxito comenzó a principios de marzo, cuando Solvia lanzó una campaña de venta de pisos de hasta el 40 % de descuento.

Sabadell ofrecía financiar todas estas operaciones, pero poco a poco se ha dado cuenta de que el pago al contado cada vez en más recurrido. Aproximadamente más de la mitad de las operaciones que se han llevado a cabo en este proyecto han tenido lugar con el pago al contado.

Principalmente, uno de los objetivos de Solvia es que sigan aumentando las transacciones realizadas a clientes extranjeros, según ha informado la compañía en un comunicado. En este sentido, el mercado ruso ya representa un 15 % del total del mercado extranjero, el segundo más importante por detrás del británico, con un 28 %.

 

Muchos compradores rusos

Para captar más inversiones rusas, Solvia ha puesto en marcha una página web en ruso, ya que han recibido un aumento del número de compradores de esa nacionalidad, «con el fin de aproximarse a las necesidades de este tipo de cliente».

Además de poner a disposición de los clientes rusos toda la oferta inmobiliaria disponible a través de Internet, también les ofrece atención telefónica y gestión de operaciones en su idioma.

Solvia vendió el pasado año un total de 13.777 inmuebles, el doble que el año anterior, y su objetivo para este año es alcanzar las 16.000 viviendas. La estrategia llevada a cabo por la entidad se ha convertido en todo un éxito para liberarse del «stock» inmobiliario procedente de la absorción de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM). Un cambio de mando que está suponiendo una oportunidad y un panorama totalmente distinto a lo que en otro momento fue un problema: la acumulación de ladrillo por la crisis inmobiliaria.

Fuente: abc.es

 

Share

Deja un comentario