Reyal Urbis presenta el segundo mayor concurso de la historia del ladrillo

Cinco años después del estallido de la burbuja inmobiliaria, la crisis sigue haciendo estragos en el sector del ladrillo. Reyal Urbis ha anunciado este martes que presenta concurso voluntario de acreedores tras no haber podido alcanzar un acuerdo para refinanciar su deuda, según ha comunicado la empresa a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Concurso de Acreedores

La entrada en suspensión de pagos del grupo es la segunda mayor de la historia empresarial de España, solo superado por la que protagonizó otra inmobiliaria, Martinsa-Fadesa, que alcanzó un acuerdo con la banca para pagar sus 7.200 millones de deuda en un plazo de hasta 10 años.

El endeudamiento financiero neto de la compañía, que ya había presentado preconcurso el pasado 23 de octubre, era a finales del tercer trimestre de 2012 de 3.613 millones de euros. Sus principales acreedores son el banco malo o Sareb, Banco Santander, el fondo Appaloosa (comprador de la deuda de Barclays) Banco Popular, FMS, Caixa Geral, EuroHypo, RBS y BBVA. También Hacienda tiene pendiente de cobro casi 400 millones de euros y el ICO está a la espera de recuperar el dinero prestado.

Frente a esta deuda, Reyal Urbis tiene una de las mayores carteras de activos inmobiliarios del sector, cuyo valor era de 4.194 millones en junio de 2012, según valoraciones realizadas en dicha fecha por la sociedad de tasadores independientes Jones Lang.

Antes de confirmarse que pedía el concurso, la CNMV había suspendido su cotización en la Bolsa hasta nuevo aviso minutos antes de la apertura de las negociaciones. Los títulos de Reyal Urbis lideraron las pérdidas de la bolsa española durante prácticamente toda la sesión de este lunes, aunque al final de la jornada repuntaron un 7,8%, hasta anotarse la mayor subida. Las acciones de Reyal cerraron la sesión a 0,12 euros. Su crisis supone la caída del último de los supervivientes que alentó la burbuja.

Pese a la relevancia que tiene la entrada de Reyal Urbis en concurso, esta era una posibilidad más que evidente ante los problemas que sufría la inmobiliaria para refinanciar su deuda desde que comenzó a negociar con sus acreedores a mediados de 2011. Al otro lado de la mesa la situación tampoco era muy boyante, con el sector financiero español metido de lleno en una seria reestructuración, escaldado de su inversión inmobiliaria y forzado a reducir el peso del ladrillo en sus balances.

Asimismo, Reyal Urbis arrastraba tensiones de tesorería y su situación financiera era de quiebra técnica. Los últimos resultados oficiales publicados del grupo que preside Rafael Santamaría, correspondientes al tercer trimestre de 2012, muestran unas pérdidas de 257 millones de euros y un desplome del 58% en su resultado de explotación.

Hemos constatado la buena voluntad de todas las partes negociadoras, pero al final no ha sido posible llegar a un acuerdo. Presentamos el concurso voluntario para garantizar la continuidad de la empresa y preservar los intereses de los clientes, proveedores, acreedores, accionistas y empleados de la compañía“, destaca Santamaría, que controla el 70% de la empresa, en el comunicado. El texto también reconoce que el creciente deterioro del sector y la persistencia de la crisis han hecho más difícil llegar a un pacto.

La compañía, que en el comunicado remitido a la CNMV asegura que continuará desarrollando su actividad, tiene una plantilla de 420 empleados, de los cuales 137 trabajan en la actividad inmobiliaria y 283 en la hotelera.

Fuente: economia.elpais.com

 

Share

Deja un comentario