La vivienda se encarecerá un 20% por el fin de la deducción fiscal

La subida del IVA y la eliminación de la desgravación en el IRPF añaden un coste de 20.000 euros. En cambio, la creación del ‘banco malo’ impulsará los precios a la baja.

El sector inmobiliario acumula ya cuatro años de caídas, y el horizonte no mejora con el inicio de 2013. Este ejercicio estará marcado por dos novedades: el fin de los incentivos fiscales a la compra de la vivienda y la creación del llamado banco malo.

La vivivienda se encarecerá un 20%

Las medidas tomadas por el Gobierno de Mariano Rajoy en cuanto a la eliminación de la desgravación fiscal en el IRPF desde el 1 de enero y la subida del IVA, que pasa del 4% al 10%, provocarán un claro aumento en el precio de la vivienda, según los expertos. No obstante, la creación de la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb), que se convertirá en un referente para el sector, y el descuento que aplique a los activos transferidos desde las entidades financieras, pueden influir en el resto de operaciones y obligar a vender los inmuebles más baratos.

A esta situación se añade una variable más, quizás la más importante, que es la falta de financiación para comprar una casa. “La supresión de los beneficios fiscales va a repercutir en el precio al alza pero esto no es lo más grave para el sector, lo que realmente es un problema es la falta de crédito que seguirá así en 2013, y si no hay financiación no se venderán viviendas”, afirma José María Mollinedo, secretario general de Gestha, el sindicato de los técnicos del Ministerio de Hacienda.

Los expertos anticipan que el volumen de los préstamos se mantendrá bajo en los próximos dos o tres años ante la lenta recuperación de la economía y las necesidades de desapalancamiento del sector bancario. Todo esto ha provocado que los márgenes de las escasas hipotecas que se han creado se ha incrementado debido al mayor coste de financiación de las entidades nacionales.

Por tanto: viviendas más caras y sin crédito. Según los expertos, los compradores tendrán que sumar en torno a 20.000 euros, de media, teniendo en cuenta que la deducción media anual es de 732 euros y la vida media de las hipotecas en España es de 23,8 años.

Por ejemplo, una casa nueva que cueste actualmente 154.256 euros (la media, según los datos oficiales) conllevaría un pago final, descontando la desgravación, de 135.169 euros –el beneficio fiscal permitía deducirse el 15% del importe destinado a la hipoteca–. Pero pasará a costar 163.155 por el nuevo tipo de IVA y la imposibilidad de deducirse el IRPF. Esto es, se pagará un 20% más en enero de 2013 que en septiembre de 2012.

Precio a la baja

La pérdida de ventajas en la adquisición de un inmueble podría compensarse con la entrada en funcionamiento del banco malo. La creación de la Sareb y la necesidad de vender su stock, podría presionar los precios a la baja. En 2012, la cuantía media de la vivienda cayó un 11,3% y ya acumula un ajuste del 33,3% desde los niveles máximos alcanzados en diciembre de 2007, antes de la crisis, según Tasaciones Inmobiliarias (Tinsa).

Sin embargo, aunque el metro cuadrado se ha depreciado más de un 25% desde que estalló la burbuja, todos los expertos coinciden en que 2013 su valor seguirá descendiendo. “El precio de las viviendas está aún lejos de tocar fondo en España y auguramos que bajará este año otro 15%”, apunta la agencia estadounidense de calificaciones Fitch.

Esta firma considera que la caída no afectará sólo a España, será una situación generalizada en Europa, aunque no en todos los países por igual. En algunos podrían ceder en 2013 entre un 15%y un 20% respecto a los valores registrados en en la primera mitad de 2012, y en este grupo se encuentran España, Irlanda y Grecia. Fitch asegura que este calvario será consecuencia de la merma en los ingresos de las familias y la escasa confianza de los consumidores.

Fuente: intereconomia.com

 

Share

Una respuesta a “La vivienda se encarecerá un 20% por el fin de la deducción fiscal”

  1. José dice:

    ¿Qué solución nos queda a las familias que no podemos hacer frente a los pagos de la hipoteca de una vivienda comprada durante los últimos años de la burbuja y que vemos que su valor baja y baja sin freno?. Tenemos en contra no solo este problema sino otro mayor, LOS BANCOS SE MUESTRAN INFLEXIBLES a la hora de que pidamos alguna mejora de las condiciones de nuestras hipotecas, como por ejemplo una CARENCIA que dure hasta que las condiciones de venta para los particulares MEJOREN y por tanto nos ayude a resistir sin que ellos renuncien a cobrar su dinero al final (en cuanto podamos vender), o los CAMBIOS de algunas de las condiciones de los contratos hipotecarios sin cargo alguno para el cliente (que solo nos cobren los gastos administrativos).

Deja un comentario