La ONU critica con dureza el modelo inmobiliario basado en las hipotecas

La vivienda ha pasado a ser un activo financiero (“bienes inmuebles”) y cada vez se regulan más los mercados inmobiliarios para promover los aspectos financieros de la vivienda en vez de sus aspectos sociales“.

Son palabras de Raquel Rolnik, relatora especial de la ONU, en un informe que se ha presentado en la última Asamblea General de Naciones Unidas y en el que critica duramente el modelo inmobiliario de la mayoría de los países desarrollados, incluido España, basado en la concesión de créditos hipotecarios.

El informe se muestra especialmente duro con nuestro país, que es señalado en diversas ocasiones como ejemplo de una mala política inmobiliaria. Así, la relatora enumera, punto por punto, las causas que han podido llevar a España y al resto de países de nuestro entorno a la actual crisis económica e inmobiliaria. “Se ha producido una transformación del concepto de vivienda adecuada, que ha dejado de considerarse un bien social para convertirse en un producto comercial“, señala el informe.

Rolnik asegura que se han ido otorgando “cada vez más créditos a familias que en circunstancias normales no habrían cumplido los requisitos para obtener préstamos generando lo que se conoce como ‘préstamos de alto riesgo‘”.

El acceso a los préstamos hipotecarios, explica la relatora de la ONU, “se tradujo en una subida de los precios de la vivienda“. En concreto, según el informe, en España aumentaron un 147% entre 1997 y 2004 -antes del ‘crac’ inmobiliario- “como resultado del abaratamiento de la deuda y el acceso al capital mundial para créditos“.

Crítica a los desahucios

Así, Rolnik critica también el número de desahucios que están teniendo lugar en nuestro país, donde desde 2007 “se han ejecutado más de 350.000 hipotecas, y en 2011 tuvieron lugar aproximadamente 212 ejecuciones y 159 desalojos al día“.

La relatora asegura que la crisis y “los préstamos leoninos han tenido efectos desproporcionados en las personas más vulnerables” […] que “fueron los últimos en ingresar en los mercados hipotecarios y los primeros en sufrir las consecuencias de la crisis“.

Rolnik, que el año pasado participó en una multitudinaria asamblea de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca que tuvo lugar en Barcelona, denuncia las políticas de recortes llevadas a cabo por los distintos gobiernos. “Las medidas basadas en la austeridad han llevado en algunos casos a restringir aún más los programas de vivienda social, mientras se asignaban enormes cantidades de recursos públicos para el rescate de instituciones financieras“, asegura.

Entre sus conclusiones, la ONU asegura que “las políticas de financiación de la vivienda han agravado las desigualdades en el acceso a la vivienda, la inseguridad de la tenencia, la mala ubicación y habitabilidadd, la segregación social y a veces el número de personas sin hogar“.

La relatora especial de Naciones Unidas reivindica en sus peticiones finales “que se modifique el paradigma, pasando de las políticas basadas en la ‘financialización’ de la vivienda a un enfoque de estas políticas centrado en los derechos humanos“. Así, exige también que se promuevan “alternativas a las políticas de vivienda basadas en el crédito privado y la propiedad entre otros cosas mediante el desarrollo de un sector privado de alquiler“.

Fuente: elmundo.es

 

Share

Deja un comentario