Una casa “con arte” en Marbella

En época de crisis inmobiliaria, lo normal es que se decoren las casas para venderlas en plan piso piloto. En plena depresión, hasta se vende el mobiliario de estos pisos, pero amontonados en alguna nave industrial.

Exposición de arte en Marbella

Pero Marbella es diferente y está demostrando que resiste algo mejor, ocasión para escoger una preciosa casa en la zona de Camoján, vaciarla y llenarla de antigüedades y obras de arte, en un cuidado proyecto de interiorismo. Este martes se inauguró la Martbella Luxury Villa, destinada fundamentalmente a un público más que pudiente, casi siempre ruso y de Oriente Medio.

La iniciativa proporciona la oportunidad de intuir cómo se vive rodeado de arte, en una de esas casas que aparecen en las revistas de decoración sin que se sepa muchas veces quienes son los dueños.

Lo que vieron los invitados a la inauguración de este martes fue una villa redecorada en escasos días por la prestigiosa decoradora gallega Belén Suerio. Nadie podría decir que trabajaron a destajo porque las distintas estancias habían conseguido escapar de la artificialidad de un escaparate montado en escaso tiempo.

La decoradora tenía que mezclar valiosas antigüedades traídas desde Galicia por el anticuario Jaime Trigo con cuadros de vanguardia que aportaba la otra pata del proyecto, la galería del francés Jean Paul Perrier, que ha traído obras de Tapies, Dalí y Picasso. Los coleccionistas de antigüedades sabrán de este especialista gallego, muy presente en las revistas especializadas del sector.

La idea, según explican los organizadores, es que la casa la visite un público especializado y amante de las antigüedades y el arte contemporáneo. Repartidas por los espacios de la casa también hay obra de Alberto Gulías, Alfredo Bikondoa, Sergio Portela, Soledad Fernández, Arthur Djoroukian y el diseñador Guillaume Piechaud.

Entre los muebles, de los más cotizados de época franceses a ejemplares de Art Decó, una debilidad de Ana Gándara, socia de Jaime Trigo en Isadora, la tienda en La Coruña. Según fuentes del proyecto, la idea se ha ido gestando en los últimos meses, hasta que los impulsores se dieron finalmente cuenta este verano de que Marbella, gracias a los residentes temporales rusos y árabes, “no era España”, en el sentido de que no se respira tan en profundo el ambiente de falta de impulso económico del resto del país.

La casa permanecerá abierta dos meses, en la urbanización Cascada del Camoján.

Enlace de interés: Villas en Marbella

Fuente: elmundo.es

Share

Deja un comentario