Un alquiler de solo 50 euros a cambio de trabajo social

Los programas sociales de alquiler de viviendas han existido siempre, pero la crisis ha multiplicado su número y su tipología. Muchos, la mayoría, están enfocados a familias con pocos o ningún ingreso. Pero también son habituales los alquileres para jóvenes.

Es el caso de la iniciativa puesta en marcha en Bilbao, el Programa de Viviendas Municipales para Jóvenes Solidarios. Acaba de abrir el plazo de solicitudes para sus pisos compartidos a bajo precio, solo 50 euros por persona, a cambio de que los jóvenes beneficiarios colaboren en programas sociales.

Impulsado por Viviendas Municipales de Bilbao y la UPV/EHU, el plazo de presentación de solicitudes permanecerá abierto hasta el viernes 14 de septiembre. En esta tercera edición se destinan 10 pisos al programa.

Dirigido a jóvenes matriculados en cursos de postgrado de la UPV/EHU, consiste en ofrecer pisos municipales en régimen de alquiler compartido a un precio simbólico de 50 euros mensuales por persona. Los estudiantes, además del precio simbólico del alquiler, compartirán los gastos de luz y agua.

Como contrapartida, el estudiante deberá colaborar en proyectos comunitarios y en el apoyo a colectivos vulnerables en los barrios objetivo del proyecto: Otxarkoaga y Bilbao La Vieja. Un total de 26 estudiantes se beneficiarán de esta iniciativa.

La iniciativa es similar a la puesta en marcha en Valladolid el pasado año: pisos en alquiler a 100 euros para estudiantes, pero que fueran ejemplares y comprometidos. Para ello suscribieron un convenio el Ayuntamiento de Valladolid y la Universidad de Valladolid.

El “pago en trabajo social” es una práctica cada vez más común. Este mismo año, el Ayuntamiento de Rivas-Vaciamadrid decidió subvencionar el alquiler a tres jóvenes que residen en un piso de la Empresa Municipal de Vivienda (EMV), a cambio de trabajo comunitario en su barrio.

El piso que comparten pertenece a la empresa municipal de la vivienda, y únicamente deben asumir exclusivamente el pago de los recibos de suministros como el teléfono, la electricidad, el agua y el gas.

Fuente: 20minutos.es

Share

Deja un comentario