El traspaso de activos del ladrillo al ‘banco malo’ acabará en febrero

Poco a poco, como en una novela por entregas, se van conociendo los detalles del rescate bancario y la reestructuración del sector. Fuentes del Ministerio de Economía comentaron este lunes que el 28 de septiembre se publicará la cifra global e individualizada de las necesidades (o exceso) de capital de cada entidad. Así, el Ejecutivo cumplirá con el calendario previsto en el Memorándum de Entendimiento (MOU) firmado entre la UE y España para el rescate del sistema financiero.

Pero esta cantidad no será la definitiva, sino la máxima que puede necesitar el sector. A la famosa cifra, que no pasará de los 62.000 millones, habrá que restarle lo que los bancos consigan por su cuenta en el mercado. Tendrán hasta el 30 de junio para buscar capital privado.

También hay que descontar el efecto que tenga el traslado de los activos al banco malo. El ladrillo puede sumar o restar capital. Eso depende de cómo lo tenga valorado cada entidad en sus libros y el precio al que lo compre en la sociedad gestora de activos.

El siguiente paso será recapitalizar a las entidades nacionalizadas, lo que se hará en noviembre. Estas pasarán los activos dañados al banco malo en diciembre. El resto de entidades que tengan ayudas públicas trasladarán los activos, “como máximo, para febrero”, según Economía. No se puede esperar mucho más tiempo porque quieren evitar que cambien los precios marcados para el suelo o las viviendas.

Según el departamento que dirige Luis de Guindos, las valoraciones que haga de los activos serán “reducidas y bajas” en general. Se tomará como referencia el escenario económico base de las pruebas de resistencia, que es el previsible y más benigno que el adverso, con el que se calculan las necesidades de capital. Se ha consultado con tasadoras y con las propias entidades, que han aportado precios reales de compraventa.

En cuanto al suelo, “serán valoraciones prudentes”, siguiendo el criterio de tasadoras. Aunque no haya operaciones de venta de suelo, “nunca se va a dar valor cero al suelo”, explican en Economía.

Las entidades que no necesiten capital público no podrán traspasar sus activos dañados al banco malo, que prevé echar el cierre dentro de 15 años. Solo en el caso de que quieran ser accionistas de la sociedad gestora, ésta podrá admitir activos inmobiliarios a cambio de acciones de la firma y entrarán en el accionariado. El Gobierno busca inversión privada entre todo tipo de entidades: bancos, aseguradoras, fondos soberanos, hedge funds, gestoras inmobiliarias, fondos de inversión, etcétera.

Las mismas fuentes también han adelantado que los gestores de esta sociedad inmobiliaria se buscarán por cazatalentos, ya que vendrán del mercado.

Las entidades que necesiten capital tendrán hasta el 15 de octubre para presentar un plan de reestructuración. Si es aceptado por el Banco de España, Economía y la Comisión Europea, se les dará de plazo hasta el 30 de junio para conseguirlo. Si anuncian una fusión, deberá estar cerrada al 30 de junio.

En caso de no lograr los recursos propios dentro de este plazo será el Estado quien les inyecte lo que precisen. Después, tendrán cinco años para devolverlo.

Fuente: economia.elpais.com

Share

Deja un comentario