Bankia concede hipotecas tipo burbuja… a sus afligidos empleados

Los empleados de Bankia llevan meses sufriendo las inclemencias de ser una entidad intervenida, de vivir en primera persona el mayor rescate de un banco en la historia financiera de España.

Les han quitado las aportaciones a los planes de pensiones, las pagas variables y otro tipo de remuneraciones como condena por tener que recibir casi 24.000 millones de dinero público para evitar su quiebra.

Las medidas de ajuste aprobadas en su día por Rodrigo Rato y continuadas ahora por José Ignacio Goirigolzarri han llegado hasta el punto de limitar el aire acondicionado en verano y la calefacción en invierno en las oficinas, el hilo musical y el agua caliente. Hasta la limpieza se ha restringido y la empresa contratada solo pasa la mopa dos veces por semana.

Pero al menos siguen teniendo acceso a dinero barato. Bankia ha acordado que sus 21.000 empleados puedan ser beneficiarios de préstamos a bajos tipos de interés. Así, la entidad les facilitará financiación para comprar una vivienda, ya sea de primera o de segunda mano, al Euribor + 0,30 puntos básicos, con un plazo de amortización de hasta 40 años.

O lo que es lo mismo, préstamos similares a los que todos los bancos y cajas daban en los tiempos de la burbuja inmobiliaria, cuando desde las oficinas se despachaban créditos sin apenas control de los riesgos. Una estrategia que ahora ha llevado a la morosidad bancaria a máximos históricos y a Bankia a una situación de insolvencia.

Los créditos a los que tienen acceso los empleados de grupo nacionalizado son muy atractivos si se comparan con los que el propio banco y sus competidores ofrecen a cualquier cliente minorista. Si un particular va a una oficina a solicitar una hipoteca, el precio a pagar no le baja de Euribor +250 puntos básicos. Y si es para segunda residencia, el diferencial es mucho más alto. Una demostración de que los trabajadores de banca siguen teniendo privilegios pese al ajuste del sector.

Fuente: elconfidencial.com

Share

Deja un comentario