Hipotecas: el IRS como alternativa al Euríbor

Los bancos ya pueden ofrecer el IRS como alternativa al euríbor al contratar una hipoteca.

Ahora que el caso de Barclays y el Libor manipulado pone todos los focos en la trasparencia del euríbor, llega el IRS. El posible sustituto del euríbor, es ya una realidad. Aunque lo conocimos en abril, el IRS no ha podido ser ofertado por los bancos hasta ahora.

¿Cual es mejor?

Una circular del Banco de España, la 5/2012 de 27 de junio, a entidades de crédito y proveedores de servicios de pago sobre transparencia y responsabilidad en la concesión de préstamos, que fue publicada el pasado viernes en el Boletín Oficial del Estado (BOE), indica que los bancos ya pueden ofertarlo.

Al nuevo índice aún le espera un periodo de ajuste de varios meses. Esta circular recoge un tipo de interés alternativo al euríbor, al que están referenciadas la gran mayoría de hipotecas en España, y que las entidades financieras podrán utilizar en su caso. Así, además del euríbor, las entidades podrán referenciar créditos al Interest Rate Swap (IRS), a un plazo de cinco años.

No obstante, el Banco de España recuerda también que rige libertad de contratación, la plena validez y eficacia de los contratos, y la plena responsabilidad de los clientes si incumplen las obligaciones asumidas contractualmente en su hipoteca.

El IRS será de aplicación en las nuevas hipotecas y en aquellas anteriores cuyos índices desaparezcan. El euríbor sigue existiendo. En todo caso, aunque bancos y cajas pueden ofrecer ya el IRS en sus productos hipotecarios, al nuevo índice aún le espera un periodo de ajuste de varios meses.

¿Qué es el IRS?

El IRS es un índice que refleja el coste del dinero a cinco años sin prima de riesgo. Es el mismo indicador que se utiliza para los tan denostados swaps (que la banca inventó para defenderse de la bajada de tipos del euríbor). La cuota hipotecaria del IRS se revisaría cada 5 años.

El objetivo del IRS es desvincular las hipotecas del interés interbancario a un año o el interés al que se prestan dinero los banco. De ese modo se intenta evitar la volatilidad de los mercados.

Pros y contras

La banca cree que el IRS, al ser un tipo de referencia a 5 años, fomentará la contratación de hipotecas a tipo fijo (con periodo de revisión de más de un año) y ello a su vez dotará de mayor estabilidad a las cuotas hipotecarias.

Se evitaría así el riesgo de revisiones de las cuotas tan frecuentes y variable como ha venido pasando con el euríbor. España tendría menos hipotecas a tipo variable para acercarnos al modelo de la zona euro (en España las variables son el 82% del mercado, en el resto de la zona solo el 33%).

Sin embargo, las hipotecas pueden terminar por ser más caras. Bankimia explica que el problema puede ser que al tratarse de un índice a más largo plazo, lo normal es que se sitúe en niveles por encima del euríbor a 12 meses. Es decir, las hipotecas referenciadas a este índice tendrán implícito un mayor coste de financiación.

Pau Montserrat, economista de iAhorro, asegura que el IRS “casi siempre ha estado sensiblemente más caro que el euríbor, y para colmo su evolución no es más estable, fluctúa igual”.

Entre 2000 y 2011, el valor promedio del IRS a 5 años fue del 3,6% frente al 2,9% del euríbor a 1 año. Pero no siempre es así. En los últimos seis meses el IRS a 5 años se ha mantenido por debajo del euríbor.

Fuente: 20minutos.es

Share

Deja un comentario