Cómo transformar tu hipoteca en pensión: la hipoteca pensión

La hipoteca pensión ofrece la posibilidad de obtener una buena renta vitalicia 

Hablabamos ayer de la hipoteca inversa. Hoy, vamos a explorar las características de la hipoteca pensión.

Consiste en suscribir un crédito hipotecario sobre una vivienda y con el dinero que se obtenga contratar una pensión vitalicia. Realmente nos encontramos aquí con dos negocios distintos, por un lado está el crédito hipotecario y por el otro la pensión.

La hipoteca contratada deberá estar siempre en periodo de carencia hasta la muerte del propietario (es decir, no generará derecho alguno para la entidad financiera hasta que muera el propietario), en ese momento sus herederos harán frente a la deuda con el inmueble, o podrán heredar la propiedad asumiendo la deuda. En cuanto a los intereses de la hipoteca, suele ser el propietario el que hace frente a los mismos con parte de la pensión.


Evidentemente la pensión a percibir dependerá del montante de la hipoteca (en definitiva, del valor de la vivienda) y de la edad del titular de la pensión, siendo más alta cuanto mayor sea la edad y el valor del inmueble.

También en este caso, algunas entidades financieras ofrecen al cliente la posibilidad de obtener una renta creciente, es decir que cada año se incremente porcentualmente sobre la cantidad del anterior, en vez de la cantidad fija habitual.

Es frecuente incluir un capital asegurado para casos en los que el rentista fallezca al poco de celebrar la operación (un año o dos normalmente y dependiendo de otras variables como la edad). Esta cláusula, cuya dinámica puede recordar al funcionamiento de los seguros de vida, concede a los herederos la posibilidad de recuperar parte (e incluso el 100 por cien) de lo no recibido por el que contrató la hipoteca y que falleció prematuramente. Obviamente estas cláusulas suelen incrementar el coste de la operación.

La principal ventaja de esta figura es su carácter vitalicio sin necesidad de contratar un seguro o hacer una operación adicional, además de continuar conservando la propiedad de la vivienda y poder seguir disfrutando de ella. La principal desventaja se refiere a su fiscalidad, pues debe tributar la renta proveniente de la pensión vitalicia.

Información obtenida en imsersomayores.csic.es

Share

Una respuesta a “Cómo transformar tu hipoteca en pensión: la hipoteca pensión”

Deja un comentario