Cómo transformar tu hipoteca en pensión: la hipoteca inversa

Hay diversas fórmulas para transformar la hipoteca en una pensión mensual. Hoy hablamos de las hipotecas inversas.

Este tipo de hipotecas está orientada a las personas mayores. No son muy conocidas en España, pero es probable que empiecen a ganar terreno.

A diferencia de una hipoteca normal, a través de la cual se percibe el total de la cantidad prestada al inicio de la operación, a través de la hipoteca inversa, ese montante se va recibiendo en mensualidades. Es como convertir una parte de la vivienda en un plan de pensiones complementario.

Sin embargo, la hipoteca inversa, en sentido estricto, no es el único producto financiero que permite transformar los activos inmobiliarios en rentas, existen otras fórmulas y negocios que pueden facilitar a las personas mayores una renta adicional, como es el caso de la denominada “vivienda pensión”, “hipoteca pensión” o la “cesión para alquiler” de la vivienda a una entidad tercera. En los próximos días trataremos todos los tipos de hipotecas-pensión.

La hipoteca inversa

Es la figura más conocida de estos negocios. Se trata, como se ha señalado anteriormente, de celebrar un negocio por el que un particular recibirá una cantidad de dinero mensual a cambio de la propiedad de su vivienda, manteniendo la misma hasta su fallecimiento.

Habitualmente al celebrarse un contrato de estas características se ofrece la posibilidad de cobrar una suma puntual inicial, destinada generalmente a pagar los gastos originados por la celebración del contrato, hacer mejoras, reformas en la vivienda o cuestiones similares. A partir de ese momento se cobrarán cantidades periódicas que, en el caso de algunas de las entidades financieras españolas que lo realizan, pueden llegar al 90 por ciento de la tasación inicial de la vivienda.

En todos los casos existe un edad mínima para poder celebrar una hipoteca inversa, muchas veces superiores a los 65 años. En España ronda los 70 años.

Al fallecimiento de la persona que contrató la hipoteca inversa, suele existir la posibilidad de que los herederos tengan un plazo para decidir si prefieren que la entidad financiera venda la vivienda o pague a los herederos.

El mayor inconveniente que plantea la “hipoteca inversa” es que habitualmente no tiene naturaleza vitalicia, teniendo que contratar de manera adicional un seguro si lo que se desea obtener es una renta vitalicia. Otra cuestión a tener en cuenta es que las hipotecas inversas no suelen actualizarse con el IPC, pero pueden pactarse fórmulas por las cuales se obtienen rentas crecientes (incrementándose cada año en el porcentaje pactado previamente).

Share

4 Respuestas a “Cómo transformar tu hipoteca en pensión: la hipoteca inversa”

Deja un comentario