Las pérdidas del ladrillo no serán financiadas con dinero público

La reestructuración del sistema financiero pasa porque éstos declaren unos balances reales

“Esto no le puede costar dinero al contribuyente porque el contribuyente no tiene la culpa”, dijo en Málaga el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. El plan de saneamiento que deben ejercer los bancos españoles pasa por exponer sus balances reales. El País analiza las declaraciones de Mariano Rajoy.

“Si un solar vale cien, no puede figurar en el balance que vale mil”, puso a modo de ejemplo. Esa idea -que los bancos siguen recogiendo en sus cuentas el valor antiguo de los inmuebles que no pueden vender, y no el actual, mucho más bajo, para no reflejar pérdidas- había sido ya deslizada desde el Ejecutivo en los últimos días.


El ministro de Economía, Luis de Guindos, avanzó en Financial Times que las entidades financieras deben aumentar la provisión -hasta unos 50.000 millones, calculó él- para cubrir posibles pérdidas. Y señaló que la mayoría de ellas podrían hacerlo “por sí mismas, a través de sus beneficios”, es decir, aumentando el fondo para pérdidas a costa de reducir beneficios.

Rajoy no precisó de dónde podría venir la financiación del plan de saneamiento, solo advirtió que “no le puede costar dinero al contribuyente”. Poco antes había afirmado que “la Unión Europea tiene que resolver problemas de financiación”, aunque sin señalar a qué se refería.

El presidente apostó, además, por proseguir con las fusiones de bancos (lo que haría que los más débiles, con menos capacidad para sanear sus cuentas, fueran absorbidos por los más fuertes). “España debe tener un número de entidades financieras de un tamaño razonable, sensato”, afirmó.

Esperemos que cumpla con su palabra.

Share

3 Respuestas a “Las pérdidas del ladrillo no serán financiadas con dinero público”

Deja un comentario