El año termina con 300.000 casas vendidas, 60.000 iniciadas y otras 120.000 terminadas

Previsible nueva caída del precio de la vivienda 

El año puede terminar con poco más de 300.000 casas vendidas, 60.000 iniciadas y otras 120.000 terminadas. Las medidas que el Gobierno entrante impulsará en este nuevo periodo están enfocadas a la compraventa de vivienda.

Falta nos hace. El ejercicio que ahora termina va camino de convertirse en el peor de la crisis del sector y de toda la historia, superando incluso las cifras negativas de la debacle de 2009. Se venden menos pisos, el stock no se absorbe y la construcción no levanta cabeza. El mercado de la vivienda permanece bajo mínimos castigado por la situación económica, el paro y la falta de crédito.


El futuro Gobierno de Mariano Rajoy mantendrá el IVA ‘superreducido’, del 4 por ciento, para la adquisición de la vivienda habitual. Además, ha anunciado en su discurso de investidura ante el Congreso de los Diputados, que recuperará la deducción fiscal en el IRPF, también para la compra de vivienda habitual.

En el caso del IVA, el tipo de 4 por ciento se aplicará “únicamente” en caso de compraventas de viviendas habituales y “con un límite en su precio de adquisición”.

Con estas medidas se premetende parar el parón que sufre el sector de la construcció, ya que no se vende lo que ya está construido. En octubre el INE apenas contabilizó 22.482 transacciones, mínimo histórico de la serie que se inicia en 2007. Y la lenta absorción del elevado stock -cifrado por el Gobierno en 700.000 unidades- mantiene prácticamente parada la maquinaria de hacer viviendas.

Entre enero y junio de 2011, las viviendas libres iniciadas sumaron un total de 29.175, un 8,5 por ciento menos que en el mismo periodo del ejercicio anterior. De continuar esta tendencia en la segunda mitad del año (aún no hay datos disponibles), apenas se habrán comenzado a edificar 59.000 casas en 12 meses, frente a los 63.090 de 2010 (un descenso del 7 por ciento).

Previsiblemente volverán a bajar los precios. Sin duda no es mala idea aprovecharse del existente stock de viviendas. Si es que puede uno permitirselo.

Share

Deja un comentario