Agencias de Calificación ¿Son Fiables?

Sobre la importancia de cuestionar a las agencias de calificación y la reorganización del sistema de mercado

Viñeta sorbe las agencias de calificación publicada en Attac Madrid

¿Quién califica a las agencias de calificación? Es la pregunta que se hace Sandro Pozzi, corresponsal en Nueva York de El País. “La rebaja anunciada por Standard & Poor’s a la nota de la deuda estadounidense les vuelve en el centro del debate y de las críticas”, asegura el periodista.

Las agencias de calificación son, según Pozzi, los chefs de la crisis más grave desde la Gran Depresión.

Su importancia reside en que son éstas las que deciden en qué dirección debe moverse el dinero de los inversores. Sin embargo, proliferan los ejemplos de ‘malos consejos’: “En su expediente tienen el sobresaliente que concedieron a Bear Stearns, Lehman Brothers, AIG y a los paquetes de inversión estructurados con hipotecas basura“.

Interesante la alusión de Pozzi a los conflictos de intereses: “La investigación de la crisis llevada a cabo por el Congreso de los Estados Unidos reveló, a partir de testimonios de empleados, que los ejecutivos ponían su relación con los bancos por delante del interés del inversor en bonos”.

Nuevo culpable oficial de la Crisis con mayúsculas. Las agencias de calificación concedieron triple A a valores de deuda hipotecaria a cambio de suculentas comisiones. “Sin la nota más alta”, dice Pozzi, “esos bonos no habrían llegado al mercado”.

Es de una necesidad alarmante reestructurar el sistema de mercado. De nuevas reorganizaciones se ha hablado mucho. En todos los aspectos: económico, político y social. En cuanto a nosotros, el sector inmobiliario, la respuesta está siendo la agrupación -tomen como ejemplo a las cajas españolas-. El gigante Bolsa, por su lado, debería encontrar un sistema de regulación objetivo. Tarea difícil pero terriblemente necesaria.

Ya lo decía Eisntein. De las situaciones de crisis surgen los cambios y el progreso.

 

Share

Deja un comentario