Tiembla el Sector Inmobiliario. La Deuda y la Plaga del Caracol Manzana

España saca a subasta su deuda en una jornada que comenzó con los 366 puntos, en estos momentos 350 

La plaga del caracol manzana. Cientos de miles de ejemplares sobreviven a los intentos de erradicar la especie. Se han desecado ya nueve mil quinientas hectáreas en cinco meses. Esfuerzo inútil.

Ningún país ha logrado erradicar esta plaga“, dice Ravindra Joshi, biólogo indio, en declaraciones hechas al diario El País.

España sale hoy a subasta. La deuda española se fue de viaje, y no sabemos lo que vuelve. La prima de riesgo está fuera de control: el diferencial sigue en máximos y esta jornada hemos amanecido en los 366 puntos.

Los economistas buscan nuevos techos. Los imagino arañando al cielo, a ver si cae algo.

Hoy, el Tesoro Público espera colocar letras a 12 y 18 meses por un importe de 3.500 millones de euros. La rentabilidad del bono a 10 años con respecto a su homólogo alemán, está en niveles nunca vistos desde hace 14 años, en concreto, en el 6,309 por ciento.

¿En qué se verá beneficiado el Sector Inmobiliario español, si se logra colocar dichas letras?

La presión y el malestar causado por las alarmantes cifras de España en estas dos semanas, se aliviará en cierto sentido. Motivo de distensión para los inversores.

En la reunión del Eurogrupo del próximo jueves se prevé la aprobación de un segundo rescate para Grecia, así como debatir las medidas que puedan aplicarse frente a la situación italiana y española. No obstante, Angella Merkel no parece estar muy dispuesta.

Al igual que los españoles, el Sector Inmobiliario español necesita, de forma inmediata, poder tranquilizarse. Sólo así podremos continuar avanzando en el servicio para la obtención de vivienda segura.

Está claro. Pasa como con el caracol manzana. “Desde que se detecta la especie hasta que causa daños en los arrozales pasan unos cuatro años”, señala Ravindra (como un periodo electoral, y llevamos tres), “para entonces ya suele ser una catástrofe”.

Sabemos que es difícil erradicar los temores que la deuda provoca.

Share

Deja un comentario