Inversión inmobiliaria española en China

La inversión inmobiliaria en China es una de las apuestas de futuro más seguras

Fotografía publicada en El País

Los chinos están que caminan por el agua. O más bien conducen, porque acaban de inaugurar el puente sobre el mar más largo del mundo, de -lo escribo en letras para mayor impacto-: Treinta y Seis coma Cuarenta y Ocho ¡kilómetros!

Las inmobiliarias españolas han comenzado ha construir otro puente , sólo que esta vez ficticio, con la gigante China.

En febrero de este año, la promotora Dataga, con sedes en Madrid, Murcia y Almería, inició la construcción de un gran proyecto inmobiliario en Beijing que incluye más de 5.000 viviendas.

“El complejo entero está previsto que se construya en un periodo de diez años, en fases de 24 meses cada una; los primeros inmuebles se entregarán en 2012 , ya que actualmente existen edificaciones en curso”, señaló el presidente de Dataga, David Taboada, en declaraciones para Expansión.

Los precios de las villas, que tendrán una superficie de 400 a 1.200 metros cuadrados, superarán los 6.000 euros el metro cuadrado. “Se dirigen a la sociedad china con alto poder adquisitivo, pero también a su entorno geográfico, como Japón, Corea, Hong Kong y Singapur”, subrayó para la citada publicación.

Hoy, con el objetivo de conmemorar el 90 aniversario del comunismo chino, la economista Sonia Velasco y el abogado Cristian Oliver Lucas, publican un interesante artículo sobre la inversión inmobiliaria en China, que paso a destriparos, para quedarnos con lo esencial:

1. En China, el propietario del suelo es el Estado.

“El Estado es quien concede el derecho de uso del suelo por tiempo limitado. La duración del derecho de uso es: 70 años para uso residencial; 50 años para uso industrial, educativo, científico, cultural y sanitario; y 40 años para uso comercial, turístico y de ocio”.

2. La construcción y promoción inmobiliaria sólo podrá ser realizada por residentes en China o no residentes, en conjunto con un socio chino.

Hay dos alternativas para la inversión inmobiliaria en China:

1. Inversión directa: adquirir inmuebles situados en China por parte de una sociedad española, siempre que no constituya un establecimiento permanente en ese país.

2. A través de una sociedad china: “Si la inversión se realiza a través de una filial o sociedad china enteramente participada por el inversor español (Wholly Foreign-Owned Enterprise) que adquiera los inmuebles, cabrá distinguir tributación a dos niveles distintos: de la sociedad china y del inversor extranjero”. Esto tiene un mayor coste fiscal, aunque es la opción con mayores posibilidades de éxito.

Ahí les dejo la idea de inversión en China, por si están pensando en invertir en futuro. Como dijo Ágata: “Aprendí que no se puede dar marcha atrás, que la esencia de la vida es ir hacia delante”.

Share

Deja un comentario