Deuda soberana, la nueva subprime

El informe de BIS y Basel arroja aclaraciones sobre la subida de la deuda soberana y su daño exponencial 

Las calificaciones AAA que explican la situación actual. Fuente: informe BIS y Basel

El gráfico que ven a su izquierda es, según el Financial Times, el más importante del momento a nivel global. Las triple A del mundo.

Proviene de un informe publicado por el comité de BIS y Basel (Bank for International Settlements y Committee on Banking Supervision, respectivamente), sobre la “securitización de incentivos”, es decir, la conversión a títulos de créditos hipotecarios, y venta de los mismos.

Les resumo las claves del informe:

Entre 1990 y 2006, año en que los títulos valores respaldados por activos llegaron a su cima, los activos con la mayor calificación crediticia ascendieron al 55 por ciento sobre el total de la renta fija. Piénsenlo un momento: más de la mitad de la deuda sobre títulos valores, para cualquier tipo de inversión, eran considerados libres de riesgos.

Atención a lo que sucede entre 2008 y 2009.

Las triple A se inflaron y, de repente, la deuda soberano se convierte en la mayor fuerza movilizadora en el suministro de las triple A.

La confusión y agitación de 2008 hizo que algunos inversores confiasen su dinero a la deuda soberana, en vez de invertir en los títulos valores respaldados por activos – en su mayoría provenientes del Sector Inmobiliario-.

Es decir, primero invertimos en construcción y vivienda y, cuando la crisis de las subprime nos sorprende sin miramientos, los bancos aconsejaron invertir en bonos de gobierno.

Esta es la razón por la que la crisis soberana va a causar mucho daño“, escribe Tracy Alloway en el Financial Times. “Es una recalificación del riesgo financiero, otra vez, pero con el potencial de un estallido mucho mayor”.

Share

Una respuesta a “Deuda soberana, la nueva subprime”

Deja un comentario