Las barreras del lenguaje en el Sector Inmobiliario

RSA Animate. Una de esas ideas que describes como brillante, y te quedas corto. Su propósito: encontrar soluciones prácticas a los desafíos sociales de hoy.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=3-son3EJTrU[/youtube]

 

En uno de los artículos publicados en RSA, Ben Bennetts, Manager de Cambio en los Negocios en el Ayuntamiento de Hampshire, Reino Unido, habla sobre el poder del lenguaje para involucrar al usuario en los proyectos que llevamos a cabo.

“Por ejemplo: hace unos años pasaba yo por una carretera cuando vi un cartel que decía ‘Obras en carretera comienzan aquí el 4 de febrero durante 17 semanas’. Información útil. Excepto que si echas un vistazo al cartel por unos segundos, puedes pasarte los próximos dos kilómetros contando 17 semanas desde el 4 de febrero. Llamé al Ayuntamiento y les sugerí cambiarlo a ‘Obras en carretera aquí desde el 4 de febrero hasta principios de Junio’. No entendían dónde estaba el problema.

El lenguaje tiene funciones muy diversas, y no es ni posible ni adecuado idear un lenguaje universal que lo abarque todo. El lenguaje especializado puede llegar a ser inaccesible para el lector general, pero mucho más preciso y efectivo para el especialista. Son completamente lógicas las instrucciones técnicas para aquellos que trabajan en el sector al que va dirigida esa información.”

Hay tres aspectos problemáticos con respecto al uso del lenguaje especializado. Pero nosotros vamos a quedarnos con este último, ya que puede sernos de utilidad en el ejercicio de la información inmobiliaria: “cuando los autores desconocen o no quieren darse cuenta de las capacidades lingüísticas de su audiencia“.

Escribe Bennetts: “Como lector no especializado, reconozco las palabras pero no entiendo su significado. Esto me previene de involucrarme en la conversación. Debería, probablemente, buscar el significado de esos términos, pero no lo haré jamás. ¿Por qué no? Porque confundimos fluidez en una jerga específica con inteligencia general. Porque no quiero parecer estúpido, exponiendo mi ignorancia en la presencia de todos estos eruditos. El resultado, intencional o no, es que este lenguaje no transmite ideas. Crea barreras.

“Tengo una propuesta para vosotros”, dice Bennetts -y, si me permitís, me sumo a ella-, “Sé que tenéis algo importante que decir, y que queréis involucrar a un amplio espectro de gente. Habéis desarrollado un lenguaje específico, que os ayuda en vuestro trabajo diario. Eso está bien. Para eso sirve el vocabulario. Así que compartid vuestro vocabulario con nosotros. Ayudadnos a entender lo que tenéis que decir, en toda su complejidad y detalle. Ayudadnos a unirnos a la conversación“.

Share

Deja un comentario