Los bancos: la mayor inmobiliaria de España

¡Abran paso a la mayor inmobiliaria de España! Y no esperen unas siglas rimbombantes en un logo posmoderno. El más gigantesco ente dedicado a la venta de vivienda en nuestro país es múltiple y polimórfico: el conjunto de entidades bancarias.

Bancos inmobiliariosSegún datos del Banco de España, los bancos y las cajas de ahorros en España tienen en la actualidad propiedades inmobiliarias por importe de unos 20.500 millones de euros. Éste es el grotesco resultado del tsunami de ejecuciones hipotecarias que venimos padeciendo desde 2007.

La debilidad de la economía española, el estancamiento del mercado inmobiliario y la desbocada tasa de paro hicieron desaparecer la capacidad de pago de muchos hipotecados, que no encontraron precisamente comprensión en las entidades. Los miles de millones del rescate bancario no les hicieron vacilar a la hora de estampar el matasellos en las cartas de embargo. Sólo en el primer trimestre del pasado año se llegó al récord de 21.561 ejecuciones.

Bancos y cajas poseen cientos de miles de viviendas, y por si fuera poco, mantienen a millones de consumidores encadenados a unas hipotecas que no han dejado de ser abusivas. La banca es quien manda, nos guste o no. Y ejerce su poder imponiendo sus condiciones.

Hoy en día, para acceder a un préstamo hipotecario, ya no es suficiente con tener una nómina impecable, paciencia para soportar ser expoliado por unas cláusulas leoninas y entereza para vivir con austeridad durante años. También hace falta que el piso que queramos adquirir sea propiedad del banco. Las entidades cierran el grifo cuando la vivienda que nos interesa no es suya, ofreciendo muchas más facilidades en caso contrario.

Y ni siquiera podemos refugiarnos en una eventual bajada de los precios. El coste del metro cuadrado de la vivienda libre hace un año (1865,7 €) era tan sólo 40 euros más caro que el actual (1825,5 €). Según el índice de precios elaborado por The Economist, el precio de los pisos en España está un 43,7% por encima de su valor real, pese a los ajustes sufridos a causa de la crisis que han lastrado la compraventa de vivienda en los últimos tres años. Para el semanario británico, el precio de la vivienda en nuestro país no sólo no se ha contraído, sino que se ha disparado un 157%.

Esto sucede porque los propietarios no están dispuestos a asumir la pérdida de valor real de las viviendas y esperan a que los precios suban otra vez. Los bancos, naturalmente, hacen lo mismo con sus pisos.

Para la banca, la gestión de los activos inmobiliarios tampoco está siendo un camino de rosas. Para empezar, no es un mercado que conozcan, y además tienen que desarrollar el negocio en plena crisis. Esto redunda en perjuicio de todos: las entidades -que se lo han buscado- y los consumidores, que son, como siempre, el chivo expiatorio.

Fuente: capitalmadrid.info – José Sánchez Mendoza

Share

Deja un comentario