Gadafi intenta que la Junta apruebe 1.915 casas y un campo de golf en Benahavís

Muammar Gadafi sigue empeñado en construir 1.915 casas, campo de golf y palacio de congresos en la finca La Resinera, en Benahavís, el término municipal por encima de Marbella en el que se concentra buena parte de las mansiones de la Costa del Sol.

GadafiIntentó tramitar hace un par de años el plan parcial en el Ayuntamiento, gobernado por el PP, que informó desfavorablemente, y ahora se aferra a la posibilidad de que sea la Junta quien lo autorice mediante la figura de «campo de golf de interés turístico especial», única excepción que permite llevar casas adosadas. Las 1.915 viviendas propuestas superan en mucho lo que la Junta de Andalucía está dispuesta a autorizar en todo el municipio, que aún no ha aprobado su PGOU. De hecho, la urbanización tendría la densidad más alta de la localidad.

El proyecto llegó hace unos días al Consistorio de Benahavís, y según el decreto del BOJA, ahora Obras Públicas y Medio Ambiente tendrán dos meses para pronunciarse. Luego, tendrá que estar un mes en exposición pública.

Esta figura excepcional, que se aprobó después de arduas negociaciones entre los promotores y la administración autonómica, es el último cartucho que pueden quemar Gadafi y sus representantes en España, que, según las fuentes consultadas, siguen siendo el abogado Ignacio Pérez de Vargas, con despacho en Estepona, y el arquitecto y urbanista José Seguí, que firma el proyecto que ha llegado desde la consejería de Turismo al Ayuntamiento en un CD; los mismos que ya intentaron que el Consistorio aprobara un plan con 1.900 viviendas en junio de 2008, y los mismos que, poco tiempo antes de la operación ‘Astapa’ de Estepona, presentaron con el ex alcalde Antonio Barrientos el proyecto de hacer el mayor centro comercial del país.

Según fuentes municipales, este nuevo proyecto les ha pillado por sorpresa ya que, precisamente el Ayuntamiento, que presentó el nuevo PGOU a la Junta en noviembre, está en negociaciones con la administración para que les autorice un crecimiento de 937 viviendas. Esto es algo que, a priori, Sevilla no quiere porque, según la interpretación que hace Obras Públicas, vulnera el Plan de Ordenación Territorial de Andalucía (POTA).

La nueva estrategia de los hombres de Gadafi pasa por sortear este plan y se resume en el artículo 6 del decreto: «El Plan de Ordenación del Territorio de ámbito subregional que prevea la implantación de campos de interés turístico o, en ausencia de dicha previsión, el acuerdo de Consejo de Gobierno que apruebe la declaración de interés turístico de un campo de golf, podrán modular los criterios de crecimiento establecidos en la norma 45.4 del Plan de Ordenación del Territorio de Andalucía, en función de las circunstancias de índole territorial que concurran».

De hecho, fueron precisamente estas limitaciones las que obligaron a informar desfavorablemente en su momento al plan que ahora vuelve a presentarse: «De aprobarlo, no es que nos dejara sin viviendas nuevas en el resto de suelo, es que nos obligaría a desclasificar suelo de otros propietarios, con las consiguientes indemnizaciones millonarias», afirman fuentes del Ayuntamiento.

Además del número de viviendas, según las fuentes, iría un desarrollo hotelero, un palacio de congresos y las viviendas de protección oficial a las que obliga la Junta en cualquier plan parcial nuevo. «Hay casas de mucha tipología, unifamiliares pero también en pueblo mediterráneo, algo que no se contempla en el resto del término municipal, con una densidad muy baja ya que van unifamiliares aislados», muy acorde con un municipio donde existen urbanizaciones de superlujo como La Zagaleta y El Madroñal.
Lybian Foreign Bank

En principio, la finca de La Resinera está a nombre del Lybian Foreign Bank pero, según las fuentes consultadas, es exactamente lo mismo que si fuera del hoy cuestionado líder libio, lo que quiere decir que, en el caso de un cambio de gobierno, el mayor latifundio de la Costa del Sol, de unas 7.000 hectáreas, seguiría en manos de Gadafi.

La Resinera se recalificó en los años 80 ante la posibilidad de que fuera la sede de Eurodisney, que finalmente se quedó en París. Durante muchos años no se supo de los planes de los nuevos dueños de la finca. De hecho, según publicó ya este periódico, cuando Seguí redactaba el Plan de Ordenación de la Costa del Sol Occidental, los técnicos de la Junta le aconsejaron que desclasificara suelos como La Resinera, con zonas incluidas como de Lugar de Interés Comunitario, que llevaban años sin desarrollarse. El urbanista no hizo caso pero en el plan se introdujo esa recomendación que, a la vista de lo acontecido, él mismo se saltó.

Las fuentes consultadas creen que sería un agravio comparativo que se apruebe el plan especial al líder libio y que la Junta esté poniendo tantas pegas a las previsiones de crecimiento del Ayuntamiento. En concreto, hablan de los sectores de Montemayor y La Quinta, con planes parciales presentados antes que La Resinera, y donde se han abierto ya viales. La mayor discusión entre el Consistorio y la Junta sigue estando en la limitación de crecimiento de un 30% en la población del municipio que establece el POTA para los nuevos PGOU. El Ayuntamiento lleva años intentando convencer a la Junta de que acepte como real la población que paga IBI y no la censada, mucho menor.

Fuente: elmundo.es

Share

Deja un comentario