¿Es justo el sistema hipotecario en España?

Cuando en 2007 al Gobierno de George Bush y a la inmensa maraña financiera estadounidense le estalló en la cara la crisis de las hipotecas subprime, miles de personas se vieron obligadas a entregar sus llaves al banco. Perdían su vivienda. El servicio de correos bautizó a este extraño y macabro suceso como el “efecto sonajero” porque cada día llevaban a los bancos miles de sobres con llaves.

dacion-en-pagoTras recibir el paquete, el banco tenía en su poder una vivienda, pero perdía el importe que restaba de la hipoteca que pesaba sobre la misma. Esto sucede en EE UU, cuna del sistema hipotecario, donde la pérdida de la vivienda condona la deuda del propietario con el banco. Es decir, que un ciudadano hipotecado de Washington que adeude al banco 100.000 dólares, el impago de su hipoteca quedará liquidado con entregar la casa. Que no es poco.

En el mismo caso de impago en España, el propietario deberá entregar a la banca su casa y, una vez subastada, el importe que reste entre el precio de la casa en subasta y su hipoteca. Esto es, una vivienda sobre la que pese una hipoteca de, pongamos, 150.000 euros (independientemente el importe pagado) y que se subaste una vez embargada al precio de 120.000, su propietario deberá abonar a la banca los 30.000 que restan.

Desde que la crisis del ladrillo aterrizara en España en 2008, con un pequeño retraso respecto a los norteamericanos, más de 300.000 personas perdieron su vivienda y siguen adeudando una importante cantidad de dinero al banco. En EE UU, decenas de miles de personas perdieron su casa, pero no deben nada.

Es la diferencia entre dos sistemas hipotecarios que están tocados por la situación de los mercados internacionales. El primero, el esta­dounidense, tuvo consecuencias pésimas para la banca. El segundo, el español, para los ciudadanos.

LA SENTENCIA

Sin embargo, de los miles de españoles que están en esta situación de impagos y embargos, muchos denunciaron la situación de “abuso” de la banca en los créditos hipotecarios y en dos casos, por el momento, la justicia les ha dado la razón revolucionando las bases de uno de los préstamos más solicitados en los bancos de España.

La primera sentencia, emitida por la Audiencia Provincial de Navarra, no admite recurso, es decir, que sienta un precedente sin posibilidad de apelación. La Sección Segunda de la Audiencia dictó en enero que en caso de impago hipotecario, la entrega de la vivienda a subasta será “suficiente” para saldar la deuda con el banco acreedor. Pone sobre la mesa la posibilidad de implantar la “dación de pago”, una fórmula jurídica que se usa en países como Italia o EE UU y que supone que la entrega del bien embargado será suficiente para saldar la deuda contraída.

La noticia revolucionó el sistema bancario español. Las asociaciones de consumidores solicitaron que este dictamen sentase jurisprudencia y se revisase el sistema español. De momento, sin éxito. Es más, fuentes judiciales consultadas por Xornal de Galicia aseguran que será “muy difícil” que sea así porque los bancos, explican las mismas fuentes, “reclamarán por la vía declarativa” hasta encontrar alguna vía en la que la justicia les dé la razón.

De momento, la ministra de Economía ha sido tajante en el asunto: no se revisan las condiciones de los préstamos porque la banca está pasando un mal momento económico y no se puede cortar el grifo de sus ingresos. En EE UU, de hecho, la crisis hipotecaria reventó la banca de raíz. Quebraron los gigantes. España, según Salgado, no puede permitirse ese lujo.

SEGUNDO CASO

Pocos días después de conocer la sentencia de la Audiencia de Navarra, un segundo expediente judicial reforzaba las críticas al sistema bancario y abría la puerta a un debate con enjundia sobre si es o no justo que los embargados deban cubrir la deuda que les resta tras perder su vivienda.

En esta ocasión, el Juzgado Mercantil número tres de Barcelona condonó las deudas de un matrimonio de jubilados insolvente que se declaró en concurso fortuito en diciembre de 2007 y que, tras vender su vivienda, no consiguió cubrir todas sus deudas. El juez ordena en esta sentencia la conclusión del procedimiento concursal y explica que, después de vender su vivienda, el matrimonio consiguió satisfacer la totalidad del crédito con privilegio especial, todo el crédito contra la masa y el 45,9% del crédito ordinario.

A la pareja, formada por dos pensionistas con unos ingresos mensuales de 908,87 euros, se le intervino durante tres años todo su patrimonio y la única vía que han tenido para saldar la deuda ha sido su vivienda. El juez considera que ambos son deudores de buena fe, accidentales, que se han visto abocados a una situación no deseada de insolvencia definitiva y cree que “no se les puede penalizar ni con la conversión del concurso en un purgatorio ni en un continuo retornar”, por lo que ha tomado la decisión de dar las deudas por saldadas.

El auto explica que esta decisión obedece al objetivo de “dar una salida razonable a las situaciones de sobreendeudamiento de particulares de buena fe mediante la habilitación de mecanismos que permitan conceder a estos deudores una segunda oportunidad que no les aboque a una situación de exclusión social”.

PRIMERA CONTRADICCIÓN

Poco duró la alegría para los opositores al sistema hipotecario español. La propia Audiencia de Navarra, esta vez la Sala Tercera, se contradice a sí misma y dictamina que la entrega de un piso embargado no basta para que sus propietarios salen la deuda bancaria. En este caso, la sentencia indica que el deudor, que ya entregó su casa y fue subastada, adeuda a la entidad bancaria BBVA más de 50.000 euros.

Desgranando la sentencia se deduce que la vivienda de este deudor, tasada en 203.000 euros, fue subastada en 137.350. Sin embargo, la deuda de su dueño con el banco ascendía a 181.846. Tras perder su vivienda, el embargado deberá entregar al banco la cantidad que resta (unos 50.000 euros) más el 19% de intereses. ¿Es justo?. En ese debate anda la propia justicia.

Fuente: xornal.com

Share

7 Respuestas a “¿Es justo el sistema hipotecario en España?”

  1. lopero dice:

    mi opinion es que nadie compre pisos a los banco o cajas esta manera se lo pensara dos veces en quitale un piso una pobre familia que se a quedado en el paro con 416€ que ulgunos no cobra ni eso
    y los gobierno son los responsables porque ello cobran creditos de banco que despues se lo pedona
    tanto el pp como psoe

  2. todo apunta a que la situación se mantendrá durante un largo periodo de tiempo, ya que la economía no da síntomas claros de mejora y no se teje un nuevo tejido empresarial. No debería de ser así, pero hay un refrán que dice…si no puedes con tu enemigo únete a él. Hoy en día es una opción bastante interesante a considerar comprar excedente de inmuebles de los propios bancos debido a las facilidades que dan. Claro que, encima les estamos salvando el cuello…

  3. Todo nos lleva a pensar que no es un sistema justo. Prueba de ello, es la última noticia de que con la dación no se solventa la deuda con la entidad.
    Ya no se firma una hipoteca, se firma una condena

  4. soledad dice:

    totalmente injusto,eso nosdemuestra lo protegidos ke estamos frente al poder …que me expliquen a mi donde esta el riesgo ke corre el banco?te kitan la casa ,te embargan el sueldo ,te talan toda forma de supervivencia.y encima a estas entidades se les inyecta dinero publico…DONDE ESTA LA JUSTICIA????QUE LES IMPORTAMOS???SOLO NOS DAN UNA SOLUCION !!!!SER IGUAL DE LADRONES KE ELLOS!!!!SRES. BANKEROS ,SRES.JUECES USTEDES TIENEN BIEN MULLIDOS LOS TRASEROS Y BIEN ASEGURADOS A SUS DESCENDIENTES …ASI QUE ME VOY A PERMITIR DESEARLES LO KE ME DE LA GANA …KE TODO LO ABULTADO KE SEAN S US ARCAS LO PAGUEN CON EL DOLOR DE LO KE MAS KIEREN ……

  5. Toni dice:

    La verdad es que no es nada justo el sistema y cada vez se respeta menos el derecho a una vivienda digna. No sólo es difícil que el estado facilite la adquisición, ya sea o no por derecho, sino que además con este favorecimiento ala banca cada vez lo hace más difícil. La banca podríamos decir que se fortalece, pero también lo hace la exclusión, o sea, un empate muy desventajoso para una sociedad que “pretende ser justa”. No se que hará que el gobierno pero estamos en un serio problema.

Deja un comentario