Una hipoteca es para toda la vida

En la España de los bancos resulta más fácil librarse de un matrimonio que de una hipoteca, hasta que ha llegado la Audiencia de Navarra y ha hecho saltar la banca.

La sabia entidad financiera que se equivocó por partida doble -al tasar un inmueble por un precio desaforado y al conceder un préstamo a quien no tendría medios para pagarlo- ya no podrá quedarse con la casa a mitad de precio y acosar vitaliciamente al comprador en reclamación del resto. Deberá conformarse con la muy lógica devolución de las llaves más intereses.

El régimen de esclavitud hipotecaria vigente en España ha contribuido a que la ley dictada a favor de los bancos no haya propiciado disturbios callejeros, y a que la mayoría de compradores de una vivienda ni siquiera conozcan el círculo infernal que habitan. Produce cierto rubor que sean los jueces -aliados seculares del establishment- quienes se rebelen contra la injusticia ante la abulia ciudadana. A los expertos les ha faltado tiempo para disparar las alarmas, anunciando que la aplicación de criterios racionales a las hipotecas pondrá en peligro el sistema financiero, un argumento digno de los piratas de internet.

Una hipoteca es para toda la vida. Los jueces navarros aportan un hálito de esperanza, en una sentencia que será probablemente corregida por el Supremo, pero que obligará a enmendar una legislación descaradamente favorable a los creadores de riqueza hueca. De paso, cabrá preguntarse por qué la izquierda ha defendido a machamartillo desde el Gobierno un procedimiento hipotecario confeccionado contra el ciudadano, y que no funciona ni en la ceca norteamericana del capitalismo.

Por supuesto, los bancos no tiene la culpa, obligados como están a pagar jubilaciones de 50 millones de euros a sus ejecutivos, una labor humanitaria encomiable y que no debería verse interrumpida por la falta de sacrificio de los compradores de pisos. Tal vez ha pasado el tiempo de ser tan solidarios con quienes han causado la crisis, según le recuerda asimismo la valiente sentencia al todopoderoso banco hipotecador.

Fuente: diarioinformacion.com – Matías Vallés

Share

Deja un comentario