La batalla hipotecaria se gana en el tribunal

La Audiencia Provincial de Navarra ha dado un palo judicial a la banca y a las cajas en el tema de los impagos hipotecarios. BBVA es el banco que tiene ahora la pelota en su tejado. Pero la decisión, de prosperar, pondrá en causa un “modus operandi” extendido por todo el sistema financiero. Y pondría en tela de juicio a más de 230.000 ejecuciones hipotecarias en España.

En nuestro país, cuando una vivienda se subasta por falta de pago y se adjudica por un importe menor que el montante del préstamo hipotecario, el banco o la caja puede reclamar el resto de la deuda al deudor, con intereses de demora. Pero, en el caso de este vecino de Estella (Navarra), el banco tendrá que contentarse con los 42.000 euros que consiguió en la subasta y el embargado se libra de pagar los 28.000 euros restantes.

Es sólo el segundo capítulo de una serie que terminará en el Supremo o el Tribunal Constitucional, por lo que se juegan en esto todas las entidades españolas. El juez ha resuelto dar por suficiente la garantía hipotecaria (el banco se queda con el piso, haya pagado el cliente lo que haya pagado).

Esta cláusula ha permitido que, durante el “boom” inmobiliario las entidades financieras trasladasen el riesgo a las familias que compraban los pisos. Esto, y no las provisiones y la regulación de Banco de España, es lo que ha dado a la banca española la verdadera fortaleza de que han hecho gala, durante estos años de crisis financiera banqueros y políticos. Si ahora tienen que descontar de sus balances estos picos (no poder reclamar esta diferencia entre precio de subasta y precio de préstamo), seguramente estarán ante un problema. No obstante, me extraña que Banco de España no considere estas cantidades incobrables y obligue a su provisión.

Es comprensible que eliminar el efecto de estas cláusulas asuste tanto al Gobierno como a los bancos y cajas. Pero de ahí a no considerar un calendario para su supresión hay un abismo. Nada menos, dicen, que se cargaría el mercado de crédito hipotecario. Yo no lo creo, como ejemplo ahí tienen los otros modelos. Y dos partidos políticos quieren meterlo en su programa electoral.

La Justicia es lenta pero termina imponiéndose y dará la razón a las asociaciones de consumidores y usuarios bancarios que quieren acabar con esta ventaja. No es la primera vez que las asociaciones ganan la batalla en los tribunales a los dadores de hipotecas, los suelos y los seguros swaps ya han sido condenados.

Fuente: finanzas.com – Antonio de Miguel

Share

Deja un comentario