Se desinfla la venta de pisos.

La tímida recuperación registrada en el mercado de vivienda antes del verano se ha desinflado incluso antes del final de las ayudas fiscales a la compra. Según el INE, las transmisiones inmobiliarias han cerrado octubre con una caída del 17% hasta las 27.198 operaciones, lo que supone su número más bajo desde abril de 2009 cuando el sector atravesaba la peor fase de la crisis desatada tras el estallido de la burbuja inmobiliaria.

Se desinfla la venta de pisosLa supresión de la deducción a la compra de vivienda residencial para quienes ganen más de 24.100 euros anuales en 2011 era uno de los motivos esgrimidos por los expertos, junto al aumento del IVA que entró en vigor el 1 de julio, para explicar el repunte en el número de operaciones que se produjo entre enero y agosto de este año. No obstante, la mejora de la demanda se ha agotado antes de tiempo, ya que el dato conocido hoy confirma el regreso a las caídas de septiembre, cuando se rompió la racha de subidas con un recorte del 4,1%.

También según los datos sobre compraventa de viviendas el Ministerio de Fomento, que asumió las competencias del departamento que dirigía Beatriz Corredor tras su supresión en la pasada crisis de Gobierno. En su caso, las cifras son trimestrales, aunque la conclusión es la misma: las ventas pasan de aumentar un 27% entre abril y junio a caer un 27% en el tercer trimestre del año.

Si se atiende a la comparación intertrimestral, la recuperación registrada en los meses previos adquiere más signos de haber sido un oasis en el desierto. De subir un 43% a cierre de junio frente a los tres primeros meses del año, la venta de viviendas ha caído un 48,3% en el tercer trimestre. Además, el número de operaciones firmadas entre julio y agosto, cuando se registraron 79.233 compraventas, es la cifra más baja desde 2004, fecha en la que comenzó a elaborarse la estadística de transacciones inmobiliarias que publica el Ministerio de Fomento.

Los analistas confiaban en que el repunte previsto para finales de año ayudase a enjugar parte del abultado stock de viviendas sin vender que sigue existiendo en España. Según el balance del Gobierno, a finales de 2009 había unos 700.000 pisos pendientes de encontrar comprador. Para acabar con este exceso en la oferta y corregir los desequilibrios de un sector que ha llevado a la economía española del cielo a los infiernos, no hay más opción que seguir bajando los precios, que han vuelto a los niveles de 2005.

Esta tendencia ha cogido algo del ritmo perdido a finales de 2009 en los últimos meses por el temor de los vendedores a no aprovechar la mayor presencia de potenciales compradores que hay actualmente en el mercado ante el fin de la deducción. Pero ni por esas.

Sigue habiendo más ganas de vender que de comprar.

Fuente: elpais.com

Share

Deja un comentario