La banca seguiría en beneficios con un 60% de créditos inmobiliarios fallidos

El sistema financiero español soportaría una caída del precio de los pisos nuevos del 50%, del 30% en los pisos de segunda mano y una bajada del precio del suelo del 60%, según los datos que el Banco de España maneja para comprobar la solvencia de bancos y cajas.

la banca siempre ganaAdemás, el reflejo de las nuevas normas de contabilización de pérdidas por activos inmobiliarios es uno de los ases en la manga que guarda el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordoñez, para las nuevas pruebas de stress que tienen que ser realizados en los primeros meses de 2010. La otra carta es que los bancos y cajas seguirían dando beneficios aunque tuvieran que pasar a fallidos (es decir, a valor cero) el 60% de los créditos problemáticos derivados de la burbuja inmobiliaria.

Las nuevas normas contables exigidas por el Banco de España a las entidades financieras marcan que sobre los valores de tasación deben de aplicarse recortes a efectos de valor real de coste que son del 20% para los inmuebles adquiridos como vivienda habitual, del 30% para las fincas rústicas, oficinas y locales comerciales; de un 40% para las viviendas nuevas o usadas destinadas a segunda residencia y del 50% para los solares y parcelas.

Estas normas de valoración y recortes tienen como función ajustar las garantías reales que las entidades financieras asignan a los créditos asociados a las mismas. Es decir, que para calcular cuál es el valor que un banco o caja debe asignar a una parcela para el caso de que el crédito entrara en dudosos o morosos, sería el de la tasación con la que se concedió el préstamo menos el 50% de descuento que le impone el Banco de España.

A todo esto se le añade que los activos inmobiliarios que bancos y cajas se han quedado en sus balances por impago de los créditos deben de contabilizarse con precios inferiores al de adquisición en un 10% en el momento de quedárselos, de un 20% a los doce meses y de un 30% si permanecen en su balance dos años.

Todo este conjunto de normas contables han sido obligatoriamente llevadas a cuenta de resultados en el tercer trimestre de este año por indicación del Banco de España. Y vistas las cuentas de este período, la autoridad monetaria y el Ministerio de Economía han respirado tranquilos.

En el caso de los bancos, las dotaciones y pérdidas por deterioro de activos han sido este año 374 millones superiores a las de 2009, lo que no es problemático de cara al beneficio final de 2010. En las cajas, tanto las dotaciones por pérdidas de activos financieros como de otra clase de activos han caído en 2.039 y 21 millones, respectivamente, lo que también sugiere, según fuentes del sector, que el ajuste más duro tiende a remitir.

Y por lo que respecta a los grandes números del sector financiero español, los datos del Banco de España señalan que los activos potencialmente problemáticos derivados de la actividad inmobiliaria, que en junio último se situaban en 180.800 millones de euros, habrán terminado septiembre en cifras muy parecidas que, según las fuentes consultadas por Capitalmadrid, se situarán como mucho en el entorno de los 190.000 a 200.000 millones de euros.

Dentro de estos activos potencialmente problemáticos están los dudosos (unos 50.000 millones) los que aún no lo son pero tienen problemas para no serlo (unos 60.000 millones) los que se han quedado bancos y cajas por impagos (algo más de 70.000 millones) y los fallidos de verdad, que apenas superan los 5.000 millones de euros.

Con las provisiones genéricas y específicas acumuladas por el sistema financiero tienen cubierta de forma automática el 30% de la suma de estos valores. Pero si a eso se le suma el margen de explotación previsto para el año, podrían cubrir más del 65% de la cifra de créditos inmobiliarios potencialmente problemáticos. Esto quiere decir que dos tercios de los activos procedentes de la actividad crediticia ligada a la construcción tendrían que ser declarados fallidos y a valor cero para que la banca española se comiera sus beneficios previstos.

Estos son los argumentos que estos días andan aireando las autoridades españolas por Bruselas y en alguna que otra reunión, más o menos informal, con las agencias de calificación para que dejen de castigar al sector financiero español.

Fuente: capitalmadrid.info

Share

Una respuesta a “La banca seguiría en beneficios con un 60% de créditos inmobiliarios fallidos”

Deja un comentario