Las inmobiliarias deben más de 320.000 millones

A principios de 2008, la deuda vinculada al crédito al promotor, que financiaba directamente la construcción de promociones, ascendía a 320.000 millones de euros. Dos años después, y tras más de un centenar de procesos de refinanciación, la cifra sigue apenas inalterable.

La principal razón: la acumulación de intereses. “Estos 320.000 millones se mantienen prácticamente igual ya que, aunque se hayan entregado viviendas, el resto del crédito genera unos intereses que vuelven al mismo montante”, explica Mikel Echavarren, consejero delegado de la consultora Irea.

La deuda de las inmobiliariasDesde el estallido de la crisis en España, a principios de 2008, las empresas inmobiliarias han protagonizado refinanciaciones y reestructuraciones operativas (en las que se incluyen planes de viabilidad de empresas en concurso de acreedores) de miles de millones de euros.

La caída en el ritmo de comercialización de pisos y casas ha supuesto un serio varapalo para las empresas inmobiliarias. Acostumbradas a un crecimiento de hasta dos dígitos en sus ventas, la crisis iniciada con las hipotecas subprime dejó a las inmobiliarias sin apenas entrada de ingresos en su caja y con una abultada deuda a la que hacer frente.

Grandes inmobiliarias cotizadas como Quabit (antigua Afirma), Reyal Urbis y Realia se han sentado ante su pool de bancos acreedores planteándoles la imposibilidad de cumplir su calendario de pagos.

Entre los mayores procesos de refinanciación, destaca el llevado a cabo por Colonial Inmobiliaria, a principios de 2010. Entonces, la compañía presidida por Juan José Brugera, refinanció 4.900 millones de los 6.400 millones que conformaban su deuda. Colonial logró que su banca acreedora, liderada por Eurohypo, Calyon, Royal Bank of Scotland y Goldman Sachs, ampliara la fecha del vencimiento final del crédito a 2015.

Las elevadas restricciones al crédito inmobiliario han provocado que la gran mayoría de las empresas concentren sus esfuerzos en crear un plan de negocio que cumplan las expectativas de sus entidades acreedoras, con un claro perfil financiero más que operativo. “La mayoría de procesos se han estructurado mediante la ampliación de los plazos de vencimiento de las deudas, vencidas o de próximos vencimientos, así como a la ampliación del crédito disponible”, explica López.

Unos procesos que parece que tendrán continuidad durante los dos próximos años, fecha de vencimiento de muchos periodos de carencia y donde será clave las condiciones con las que elaboraron su plan de negocio. “El principal problema de las inmobiliarias que han refinanciado, es dar salida a unos suelos adquiridos antes de la crisis y, hasta 2013, la venta de este activo será para los bancos como una operación hostil”, señala Echavarren.

Fuente: expansion.com

Share

Una respuesta a “Las inmobiliarias deben más de 320.000 millones”

Deja un comentario