16.000 malagueños en la lista para una VPO

Unas 16.000 personas están esperando actualmente que los diversos trámites administrativos que mantienen frenada la construcción de nuevas viviendas de protección oficial en la capital y la salida de la crisis económica despejen el camino para que pueda hacerse realidad la casa que tanto anhelan, aunque para acceder a ella tengan que vérselas con las duras condiciones que están poniendo los bancos para obtener una hipoteca. Pese a que esta circunstancia, la económica, está dejando fuera del mercado de las VPO a un gran número de familias, todavía son miles las que están decididas a intentarlo y tener su hogar propio.

Vivienda en MálagaUn buen barómetro de las necesidades de vivienda protegida en Málaga es el Instituto Municipal de la Vivienda (IMV), ya que es el organismo del Ayuntamiento en el que se ha abierto el obligatorio registro de demandantes, una nueva base de datos de la que se extraerán los adjudicatarios para cualquier promoción de VPO que se construya en la capital, ya sea por parte de una administración pública o de una empresa privada.

Según los datos facilitados desde el IMV, han solicitado su inscripción en este registro, que siempre está abierto, un total de 4.941 personas. De ellas, ya han podido registrarse formalmente 551 y el resto están a la espera de poder hacerlo en los próximos meses, ya que dependen para ello de alguna documentación oficial que tarda en tramitarse. De los ya inscritos, la mayor parte prefieren la posibilidad del alquiler con opción a compra, un régimen que puede amoldarse con más facilidad a las actuales condiciones del mercado. Además, más de la mitad de ellos (334) son jóvenes.

Al margen de este registro, para el que ya hay alguna empresa que ha solicitado una posible lista de adjudicatarios para una promoción que va a desarrollarse en forma de cooperativa, existe una bolsa de unos 10.800 aspirantes que llevan ya un año sin saber si les ha tocado o no una vivienda. Se trata de las personas que se presentaron en octubre de 2009 a la convocatoria para adjudicar 611 pisos de VPO en venta, de los que 490 se construirán en la zona de Universidad, al oeste de la ampliación del campus de Teatinos, y 121 en el sector de Morillas, en Teatinos.

Nueva sociedad municipal

El concejal de Vivienda, Diego Maldonado, ha señalado que el sorteo de estos pisos se realizará a medida que se vayan iniciando las obras de los bloques, algo que todavía puede demorarse varios meses porque no han finalizado las obras de urbanización del sector de Universidad. Con este argumento, el IMV aprobó el pasado martes desistir de solicitar préstamos por un importe total de 15,5 millones de euros, ya que con este dinero iban a iniciarse promociones que ya no verán la luz hasta 2011. Lo harán de la mano de la nueva sociedad municipal destinada a construir VPO, para que su deuda no compute en la del Ayuntamiento.

Por otro lado, hay una tercera lista de espera de VPO que todavía está activada pese a tratarse de la que resultó del sorteo celebrado a finales de 2006 para adjudicar fundamentalmente los pisos de la nueva barriada de Soliva. A esa convocatoria se presentaron 23.875 malagueños pero, aunque la lista de reserva se abrió finalmente a la totalidad de los aspirantes, el IMV no ha logrado vender todavía 309 viviendas. ¿El motivo? Que muchas familias ya no quieren el piso, otras no contestan y otras no pueden hacer frente a la hipoteca.

Para filtrar esta gran cantidad de solicitantes, el IMV ideó un sistema que consiste en hacer un llamamiento general para descubrir cuántos siguen interesados en los pisos y, sobre todo, cuántos pueden hacer frente a los pagos para asumir la hipoteca y acceder a la entrega de llaves, momento en el que hay que desembolsar unos 20.000 euros. Ese llamamiento finaliza hoy, viernes, y hasta el momento sólo han presentado la documentación 315 personas, lo que va a facilitar considerablemente la labor de adjudicación de las casas que están aún por ocupar. En caso de que se agotara esta nueva lista de espera, el IMV echaría mano de la existente en el registro de demandantes.

Y frente a estas 16.000 voces que solicitan una VPO, el panorama no puede ser menos favorable. Los promotores privados apenas si emprenden nuevos proyectos de viviendas protegidas porque la crisis hace que todavía les resulten menos rentables de lo previsto, y las administraciones públicas mantienen sus actuaciones sumergidas en la maraña burocrática que se encarga de demorarlas año tras año.

Fuente: diariosur.es

Share

Deja un comentario